un ojo en el cielo

Zero-rating, una Web en compartimentos

| 1 Comentario

Aclaración: salvo las citas, el resto es de mi autoría y, aunque trabajo para Mozilla, estas opiniones no representan la opinión de Mozilla acerca de zero-rating o Internet.org. Las citas son traducciones mías de los originales en inglés.

En la última reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se realizó en Abril, además del histórico encuentro entre el Presidente de Estados Unidos y el Presidente de Cuba, participó un invitado especial: Mark Zuckerberg, presidente y creador de Facebook. Zuckerberg fue en calidad de líder de Internet.org, un proyecto que pretende brindar acceso a la red a través de los teléfonos, a las personas que no pueden pagar planes de datos.

Millones de personas accederán por primera vez a la Web a través de sus dispositivos móviles en los próximos años. Quienes creemos que la Web brinda grandes beneficios a los ciudadanos, que el acceso sea mayor es una gran noticia (aunque no sólo el acceso sea lo importante). Este acceso obviamente tiene un costo, que es el que cobran las operadoras telefónicas con los planes de datos.

La forma en la que Internet.org brinda su servicio es permitiendo el acceso gratuito de los usuarios de esos planes móviles a ciertos sitios webs. Es decir, el acceso gratuito no es a toda la Internet, si no a un recorte de contenidos (brindado por las compañías asociadas a Facebook). Esto es lo que se conoce en inglés como Zero-rating.

“Zero-rating” como se realiza actualmente significa dos cosas: primero, alguien diferente al consumidor final cubre los costos de sus cargos por datos. Segundo, las partes de Internet que están disponibles para que los ciudadanos puedan elegir son limitadas, y predeterminadas por esas entidades con poder financiero.

Mitchell Baker, Zero rating and the Open Internet

Y esas limitaciones de contenido no sólo significan que la variedad y las oportunidades son menores, también que será mucho más difícil para nuevos proyectos o compañías formar parte de ese selecto grupo de opciones, lo que les pondrá el camino muy difícil para crecer. Mucho más si son proyectos que compiten con esas grandes compañías que «regalan» la conexión de datos. Las opciones son menores ahora, y lo serán mayormente en el futuro, si la apertura de la Web se compartimenta. Si los poderosos de ahora son lo que eligen qué veremos en el futuro.

La Web abierta y la neutralidad de la red

Si bien brindar acceso gratuito a la Web para más personas parece beneficioso para el usuario, no lo es para el ecosistema de la Web. La red creció como lo hizo por tener principalmente dos características: ser abierta y neutral. La neutralidad de la red tiene varias acepciones, pero en este caso nos interesa la que dice que la red es neutral por tratar todas las conexiones de la misma forma, sin importar quién sea el emisor o el receptor. La importancia de la Web reside en estas características, que son parte de su definición. Si no las tenemos, ya no existirá la Web que se destacó como medio de comunicación.

Esto es lo que permite que proyectos que recién empiezan, puedan competir de igual a igual con grandes compañías. La lucha por la neutralidad de la red significa que las grandes corporaciones no puedan pagar por tener mejor velocidad, lo que les daría una ventaja sobre sus competidores que no pudieran pagarla.

En el caso del Zero-rating lo que se produce es el acceso a ciertos sitios Web, pero no a todos. Por ejemplo, poder acceder a Facebook pero no a otra red social que le haga competencia. O en el caso de algunas operadoras telefónicas que ofrecen los datos utilizados a través de Whatsapp de forma gratuita, las aplicaciones que compiten con Whatsapp están claramente en desventaja. Como dice la cita de Mitchell Baker, que sea gratis para los usuarios, significa que otro lo paga. Ese otro paga su ventaja.

Al darle a una compañía (o a un grupo de ellas) la posibilidad de llegar a usuarios sin costo para estos, zero-rating puede limitar en lugar de expandir el acceso de un usuario a Internet y, en última instancia, enfriar la competencia y la innovación. La promesa de Internet como un factor de innovación, es que cualquiera pueda hacer lo que quiera y compartirlo con cualquier otra persona. Sin un campo de juego nivelado, el mundo no se beneficiará del próximo Facebook, Google o Twitter.

Mozilla View on Zero-Rating

Si queremos que la Web siga siendo el espacio abierto y participativo que fue hasta ahora, los programas de Zero-rating son una amenaza.

¿Es beneficencia?

¿Por qué compañías como Facebook, Qualcomm, Opera, Samsung y otros se aliaron para ofrecer Internet.org? Su explicación pública puede encontrarse en su sitio web. Es cierto que la brecha entre quienes tienen acceso a las nuevas tecnologías de información y comunicación y quienes no, se amplía cada día. Y no es algo que se vaya a superar «naturalmente», sin que haya un proyecto (o proyectos) conjuntos y mancomunados.

Pero tampoco se puede hipotecar el futuro de los ciudadanos o las tecnologías para cerrar la brecha de cualquier forma.

Entendemos la tentación de decir que “algo de contenido es mejor que ningún contenido”, eligiendo un grado menor de inclusión por sobre la apertura e igualdad de oportunidades. Pero no debe ser una elección binaria; la tecnología y la innovación pueden crear un camino mejor, aunque esos modelos puedan llevar más tiempo en desarrollarse. Aún más, elegir una inclusión limitada hoy, aunque ofrezca beneficios a corto plazo, comprende un riesgo significativo para la aparición de una plataforma abierta y competitiva, lo que puede finalmente sofocar la inclusión y el desarrollo económico.

Mozilla View on Zero-Rating

Al mismo tiempo, autores como Evgeny Morozov, advierten sobre el uso que Facebook (y las compañías que apoyan este proyecto) pueden hacer de su moneda de intercambio, la información personal de los usuarios:

Al contrario que los ricos, que pagan la conectividad con su dinero, los pobres lo pagan con sus datos, los datos que Facebook algún día monetizará para poder justificar la operación Internet.org. No estamos frente a una organización caritativa, después de todo (…) Facebook les da a estos países conectividad a cambio del derecho a monetizar la vida de sus ciudadanos una vez que hayan obtenido suficiente dinero.

Facebook isn’t a charity. The poor will pay by surrendering their data

Otras propuestas

Mozilla a través de su proyecto Firefox OS (sistema operativo para dispositivos móviles) está trabajando con operadoras probando dos acercamientos diferentes. Con Orange se está probando un modelo en que el acceso es a toda la Web, con un anuncio que ese acceso es brindado o auspiciado por una compañía. En el caso del experimento en Bangladesh, se brinda el acceso después que el usuario ha visto una publicidad. Como dijimos, experimentos:

La respuesta correcta para que las personas que acceden a la Web lo hagan con todas las oportunidades es brindar “rating-igual” para todos los datos. Cómo vamos a llegar ahí y qué tan rápido es una pregunta importantísima. La oportunidad de igualar las posibilidades de miles de millones de personas depende de ella.

Mitchell Baker, Zero-rating and the Open Internet

La respuesta (o respuestas) puede llegar de cualquier lugar del mundo. Debemos experimentar, discutir y seguir experimentando. Y el acceso es tan solo la primera parte. El acceso sin saber cómo funciona la tecnología, sin la alfabetización digital no es suficiente. Como dice la misión de Mozilla, queremos millones de creadores, no de consumidores de la tecnología.

Otros enlaces interesantes

Un Comentario

  1. Muy importante este tema, genial artículo, lo he compartido con mis amigos, todos debemos reflexionar al respecto con algo tan serio!

Deja un comentario