un ojo en el cielo

Neutralidad de la web

Cuando se creó lo que después se convertiría en la Internet que usamos ahora, se pensó en una red de pares, un espacio en el cual todos tenían la misma importancia. Sumado a esto, la arquitectura de la red presuponía como ventaja que alguna computadora pudiera desaparecer y que el sistema no se resintiera (principalmente porque se había ideado en un contexto militar y se quería evitar que la red quedase interrumpida con la destrucción de un nodo). Por esto se diseñó al sistema como una red entre iguales, donde todos tenían (o podían tener) la misma importancia, y donde las comunicaciones fluían sin importar quien era el emisor, o si alguien consideraba que esa información era más o menos importante para la sociedad.

Con la comercialización de Internet, algunas empresas comenzaron a pensar que ellas debían tener más derecho a la comunicación que, por ejemplo, yo. ¿Por qué una gran empresa iba a tener la misma importancia que un simple mortal en sus comunicaciones? ¿Por qué sus mensajes de correo electrónico iban a tener que esperar el mismo tiempo para llegar que los de cualquier usuario conectado? ¿Por qué no iban a poder darle más importancia a la conexión de su correo electrónico que a los programas que se usan para intercambiar archivos?

En muchos lugares del mundo aparecieron proyectos de ley para intentar cambiar esta situación de neutralidad. Algunas empresas proveedoras de Internet (ISP por sus siglas en inglés) comenzaron a establecer filtros para las protocolos de intercambio de archivos conocidos comúnmente como p2p, aduciendo que este tipo de transacciones ocupaban más de un 65% de su uso de banda y que, en general, eran utilizados para infringir las leyes de copyright. Los intentos de controlar qué y quiénes se comunican a través de Internet, no han hecho más que comenzar. Hasta ahora no han logrado avances profundos, pero si no se mantiene la batalla, ganarán posiciones rápidamente.

Deja un comentario