Saltar al contenido

C贸mo murio el 4 Rey Mago

Sexta parte: la recompensa No obstante, Artab谩n no comprende en el momento en que logr贸 algo por 茅l y la voz le responde ?lo que hiciste por mis hermanos, lo hiciste por m铆?. Y de esta manera muri贸 Artab谩n en los brazos de Dios.

Si bien la versi贸n 芦oficial禄 recomienda que solo fueron tres Reyes Magos los que vinieron a conocer al reci茅n nacido, hubo una cuarta parte Sabio del que raras veces se charla por el hecho de que desgraciadamente jam谩s lleg贸 a donde se hall贸 al ni帽o Jes煤s .

Hab铆a una cuarta parte Sabio, que asimismo vio relucir la estrella sobre Bel茅n. Viv铆a entre las monta帽as de Persia y su nombre era Artab谩n, y como Gaspar, Melchor y Baltasar, hab铆a visto la estrella que anunciaba, seg煤n viejas premoniciones, el nacimiento del hijo de Dios y decidi贸 proseguirla. No lo pens贸 un par de veces, vendi贸 sus pertenencias y adquiri贸 piedras hermosas como obsequio para el ni帽o Rey. Entonces emprendi贸 un viaje de diez d铆as para conseguir a sus amigos Gaspar, Melchor y Balthasar a fin de que juntos fuesen al acercamiento del ni帽o Jes煤s. No obstante, en su sendero se cruz贸 con m煤ltiples personas que ped铆an su asistencia.

Lo procur贸 a lo largo de treinta a帽os

En el momento en que al final lleg贸 a Bel茅n, el Ni帽o y sus progenitores ahora hab铆an huido a Egipto, escapando de las garras del rey Herodes que deseaba matarlo; los otros magos hab铆an desaparecido tras llenar su labor de venerar al Ni帽o en la gruta. Artab谩n se encontraba triste y desilusionado, pero no se dio por vencido. Entonces decidi贸 continuar intentando encontrar al Ni帽o sin la asistencia de la estrella.

Apoyado en la historia de historia legendaria, en 1896 Henry van Dyke escribi贸 un cuento de Navidad, que se titula ‘El otro rey sabio’, en el que contaba la cr贸nica de Artaban, ese rey que jam谩s llegaba a su destino. Pero no sab铆a que le aguardaba un destino tan refulgente como la estrella que perdi贸 en el cielo.

El acercamiento con Jes煤s

Tras treinta a帽os de cautiverio, nuestro cuarto sabio parti贸 y fue a Judea, donde se afirmaba que se encontraba Jes煤s. Pero entonces escuch贸 que afirmaban que lo iban a crucificar. Artab谩n aceler贸 la marcha, pero en el sendero se hall贸 con un padre que se encontraba a puntito de subastar a su hija para saldar unas deudas.

鈥 No hagas eso 鈥 ha dicho el cuarto sabio al hombre 鈥 隆Es tu hija! 隆T煤 no puedes realizar eso!

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *