Saltar al contenido

Cu√°l es el castigo de los lujuriosos

Canto V, Segundo C√≠rculo: El L√ļcido: Tras confrontar a Minos, quien por principio se enfrenta al cruce de Dante, el Poeta y Virgilio llegan al segundo c√≠rculo, donde habitan seres lascivos como Cleopatra, Helena, Trist√°n y Paris. Su castigo es ser eternamente empujado y golpeado por el viento.

Con esta columna concluimos la serie de productos sobre todas las pasiones del eneagrama. Esta pasión la distribuyen individuos tan dispares como Muhammad Ali, Stalin, Johnny Cash, Fidel Castro, Pablo Escobar, Nelson Mandela, Rasputín y Diego Rivera. Todos distribuyen la lujuria como pasión primordial, como motor de sus vidas.

La condena en la Divina Comedia

En los Cantares XIV y XV, podemos consultar de qu√© manera esos violentos que jam√°s respetaron los mandamientos del Todopoderoso son condenados a vivir a la intemperie en la ardiente arena de una lluvia de fuego cae. Los blasfemos est√°n recostados boca arriba, lo que les impide protegerse de la lluvia; los usureros est√°n sentados, lo que les deja estar un tanto mucho m√°s protegidos, al tiempo que los sodomitas tienen la posibilidad de correr libres (y si alguien se detiene, se va a ver obligado a mantenerse parado a lo largo de cien a√Īos).

Por su lado, Dom√©nech (2020) nos comenta que el hielo, pese a no tener un concepto fijo en su representaci√≥n, tiene nociones usuales cerca de los temas que (comunmente) aborda en el momento en que es figurativo. Transmitiendo en su mucho m√°s alta escala expresiva, esa iniciativa de soledad y frialdad al posicionarse como la naturaleza mucho m√°s hostil que el hombre puede presenciar; de la misma manera, se frecuenta emplear para destacar la inmensidad y fortaleza de la naturaleza en frente de la peque√Īez y fragilidad del humano (par√°grafo 4) (fig. 1).

¬ŅDe qu√© manera se castiga a los simon√≠acos?

Simoniacos, reciban el castigo de estar boca abajo en unos pozos con fuego pues en vida comerciaron con recursos espirituales. Halagadores y cortesanos y su castigo es ser cubierto con excremento humano, su castigo es por analogía, pues el excremento representa las expresiones que charlaron en vida.

Quien entra por esta puerta ¬ŅHe descuidado toda promesa?

Rey David Pecado Lujuria Adulterio Reina Betsab√© 2¬ļ Samuel

La √ļltima terraza del Purgatorio es la de la lujuria. La lujuria, aprendemos en el Infierno, es un pecado de incontinencia en su sentido aristot√©lico, que significa exceso de deseo. Los errores del Infierno Superior, como nos comunica Virgilio en el Infierno 11, son errores de incontinencia: el t√©rmino t√©cnico ¬ęincontinencia¬Ľ se emplea en el esquema de la composici√≥n √©tica del Infierno en el Infierno 11 para los errores castigados sobre la puerta de Dis. En Purgatorio 17, Dante utiliza una par√°frasis vern√°cula para la incontinencia en el momento en que tiene relaci√≥n a los vicios de las tres terrazas superiores del Purgatorio caracterizadas por ¬ębastante vigor¬Ľ: ¬ętroppo di vigore¬Ľ (Purg. 17.96).

Merece la pena ensayar este trasfondo filos√≥fico pues Purgatorio 26 se encuentra dentro de las cantinas mucho m√°s radicales y espectaculares de Dante, por la f√°cil raz√≥n de que Dante muestra en esta terraza no uno, sino m√°s bien 2 conjuntos diferentes de √°nimas lascivas. Un conjunto est√° purgando el deseo heterosexual elevado; Dante lo llama ¬ęhermafrodita¬Ľ, deseo por el otro sexo. El segundo conjunto limpieza el deseo homosexual elevado: t√©cnicamente el deseo entre personas del mismo sexo, pero los ejemplos de C√©sar y la Sodoma de Dante no proponen la existencia de mujeres en este conjunto.

¬ŅCu√°l es el peor de todos y cada uno de los castigos?

Agua. Una madre peruana decidió castigar a su hijo con agua hirviendo. Derramó agua ardiente sobre sus brazos, espalda y piernas, ocasionándole quemaduras de segundo nivel que forzaron a intervenir a los cirujanos. En Bolivia, otra madre usó agua, pero en un caso así, agua fría y en pleno invierno.

Dile de qué forma te sientes frente su indiferencia y pídele que te explique las causas que le llevaron a adoptar esa actitud. Ojo: es conveniente que lo hagas de a poco y de manera progresiva para eludir el efecto opuesto y que aumente esa indiferencia hacia ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *