Saltar al contenido

Por qué los romanos decian AVE

Ave es una palabra latina, utilizada por los romanos como saludo. Es la conjugaci√≥n singular de la manera imperativa de av?re, que significa ‘estar bien’; de tal manera que podr√≠a traducirse verdaderamente como ‘que andas bien’.

Pedro Paunero

Las aves se muestran como individuos primordiales, o relevantemente en alg√ļn papel secundario, en las historias, leyendas y mitos de todo el mundo. En m√ļltiples oportunidades, como en el momento en que consiguen caracter√≠sticas o defectos humanos, sus cuentos se entrelazan con ense√Īanzas morales (con apariencia de f√°bulas o par√°bolas), que alcanzan excelencia en la epopeya espiritual ‚ÄúEl coloquio de los p√°jaros‚ÄĚ, del poeta persa Farid al Din Attar (S. XIII), en el que el m√≠tico p√°jaro del Simurg representa a la deidad. Va a ser la mitolog√≠a griega la que dar√° a Occidente una secuencia de im√°genes arquet√≠picas de p√°jaros, ahora ocupando la parte central del mito, ahora participando activamente, ocultando con frecuencia oscuros rituales y liturgias, como aquellas en las que los reyes sagrados de la prehistoria y Grecia matriarcal, en teor√≠a v√≠ctimas sacrificiales en pos de la fertilidad de la tierra -con su sangre se regaban los campos a fin de que diesen fruto- que, como tal, es la proposici√≥n del mit√≥logo brit√°nico Robert Graves que proseguir√© para ejemplificarlas .

El ave fénix en Norteamérica

Raramente, el elemento de esta ave cambia de fuego a trueno al referirse a la mitolog√≠a de sus pueblos ind√≠genas. Aqu√≠ hay un ser sobrehumano que crea truenos batiendo sus alas y rel√°mpagos con sus ojos. Es due√Īo de todo el mundo superior y es el castigador de los humanos que rompen los est√°ndares morales.

Si bien raras veces se relata en la Biblia, el epitafio de Salamina afirma que el fénix muere consumido por el sol y de sus cenizas surge un verme que medra en un huevo, cerrando de este modo el período. La utilización de esta figura está amoldado en la religión cristiana para argumentar el término de resurrección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *