Saltar al contenido

Qué dice Romanos 8 14

14 Pues todos y cada uno de los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios. 15 Pues no recibisteis el espíritu de esclavitud para regresar a tener miedo, sino recibisteis el espíritu de adopción, por el que clamamos: ¡Abba, Padre!

Si Jes√ļs depend√≠a del Esp√≠ritu Beato, nosotros asimismo debemos depender de √©l. Como cristianos, debemos asegurar nuestra identidad de hijos de Dios: ratificar que nos encontramos ungidos por el Esp√≠ritu Beato, debemos estudiar a percibir su voz, dej√°ndonos asesorar por √©l, debemos fluir en esta unci√≥n de servicio amoroso, sembrando con amor y alegr√≠a, y realizando todo el bien que tengamos la posibilidad en todos y cada ocasi√≥n. LA VIDA DE CRISTO EN EL MINISTERIO. Vimos que la virgen de Nazaret concibi√≥ por obra prodigiosa del Esp√≠ritu Santurr√≥n, y fue desde la concepci√≥n que la obra fant√°stica del Esp√≠ritu estuvo presente con Jes√ļs. El d√≠a de hoy observaremos de qu√© manera este Poder se manifest√≥ en el ministerio de Jes√ļs. I- CRISTO FUE UNGIDO POR EL ESP√ćRITU SANTO. En el Nuevo Testamento se relata la unci√≥n con relaci√≥n a Cristo en los pr√≥ximos pasajes: a) UNA UNCI√ďN PARA SERVIR. ‚ÄúEl Esp√≠ritu del Se√Īor est√° sobre m√≠, por cuanto me ha ungido para ofrecer buenas novedosas a los pobres; Me envi√≥ a sanar a los quebrantados de coraz√≥n; Anunciad independencia a los cautivos y vista a los ciegos; Para poner en independencia a los oprimidos‚Ķ‚ÄĚ Lucas 4:18 b) LO QUE PROVOCA PERSECUCI√ďN. ‚ÄúPor el hecho de que realmente en esta localidad Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y los hijos de Israel, se juntaron contra tu santurr√≥n Hijo Jes√ļs, a quien t√ļ ungiste‚Ķ‚ÄĚ Hechos 4:27 c) PARA LIBERAR A LOS OPRIMIDOS. ¬ęDe qu√© forma Dios ungi√≥ con el Esp√≠ritu Beato y poder a Jes√ļs de Nazaret, y de qu√© forma este anduvo realizando recursos y sanando a todos y cada uno de los oprimidos por el demonio, pues Dios se encontraba con √©l…¬Ľ Hechos diez:38 d) DESBORDANTE DE FELICIDAD. ¬ęAmaste la justicia y aborreciste la maldad; por consiguiente, Dios, tu Dios, te ungi√≥ con √≥leo de alegr√≠a mucho m√°s que a tus compa√Īeros…¬Ľ Hebreos 1:9 La unci√≥n de Jes√ļs probablemente ocurri√≥ en el instante de su bautismo, si bien la unci√≥n y el bautismo son no hom√≥nimo. En otras expresiones, trajo se√Īales y la unci√≥n marc√≥ una exclusiva etapa en su ministerio, una √©poca donde el poder del Esp√≠ritu se manifest√≥ p√ļblicamente por medio de √©l. Sirvi√≥ para distinguir al Cristo verdadero de los falsos. La unci√≥n ten√≠a, por consiguiente, las pr√≥ximas peculiaridades con relaci√≥n a la vida y ministerio de Cristo. Sirvi√≥ para destacarlo como el Mes√≠as. Pedro se refiri√≥ a este suceso en la oraci√≥n que pronunci√≥ tras la primera persecuci√≥n de los ac√≥litos (Hechos 4:27). gentiles y el pueblo de Israel,) El escritor de la carta a los Hebreos asimismo hace referencia al hecho de que la unci√≥n de Jes√ļs tuvo el efecto de marcarlo como el preferido (Hebreos 1:9) Le dio el poder preciso para cumplir su misi√≥n prof√©tica. En la sinagoga de Nazaret ha dicho: ¬ęEl Esp√≠ritu del Se√Īor est√° sobre m√≠, por cuanto me ha ungido para ofrecer buenas novedosas a los pobres¬Ľ (Lucas 4:18). Pedro relaciona la unci√≥n de Jes√ļs con su ministerio de realizar el bien: ‚ÄúDe qu√© forma Dios ungi√≥ a Jes√ļs de Nazaret con el Esp√≠ritu Santurr√≥n y con poder, y de qu√© forma anduvo realizando recursos y sanando a todos y cada uno de los oprimidos por el demonio, pues Dios se encontraba con √©l‚ÄĚ. (Hch. diez:38) ¬°Nosotros asimismo somos ungidos por exactamente el mismo Esp√≠ritu! Dios es quien nos sostiene firmes en Cristo, tanto a nosotros como a ti. √Čl nos ungi√≥, (NVI. 2 Corintios 1:21) nos sell√≥ como suyos, y puso su Esp√≠ritu en nuestros corazones, como garant√≠a de sus promesas. (2 Corintios 1:22) II- CRISTO FUE LLENADO DEL ESP√ćRITU. Hay 2 referencias concretas al hecho de que el Se√Īor Jesucristo fue lleno del Esp√≠ritu. Ellos son: Lucas 4:1 y Juan 3:34, si bien ninguna de estas 2 referencias expresa particularmente que Cristo fue lleno del Esp√≠ritu desde el instante de su concepci√≥n o nacimiento, es un hecho que se puede inferir de las premoniciones de los Viejo Testamento sobre el Mes√≠as. Por poner un ejemplo, Isa√≠as charl√≥ de la relaci√≥n entre el Esp√≠ritu Santurr√≥n y el Mes√≠as en estos t√©rminos: ‚ÄúY el Esp√≠ritu del Se√Īor reposar√° sobre √©l; esp√≠ritu de sabidur√≠a y de sabidur√≠a, esp√≠ritu de consejo y de poder, esp√≠ritu de conocimiento y de miedo del Se√Īor‚ÄĚ (Isa√≠as 11:2). En otro sitio, Isa√≠as presagi√≥ de este modo del siervo de Dios: ‚ÄúHete aqu√≠ mi siervo, yo lo sostendr√©; mi escogido, en quien mi alma se agrada‚Ķ‚ÄĚ (Isa√≠as 42:1). Vers√≠culos como estos comprometen que ser lleno del Esp√≠ritu era una experiencia continua del Mes√≠as. III- CRISTO FUE SELLADO CON EL ESP√ćRITU. Cristo mismo lo declar√≥, como se puede observar en Juan 6:27 ‚ÄúPero no se preocupen tanto por las cosas que van mal, como la comida. Poned vuestra energ√≠a en buscar la vida eterna que el Hijo del Hombre les puede ofrecer.* Pues Dios Padre me di√≥ su sello de aprobaci√≥n‚ÄĚ. El sello era la marca de su origen celestial y la prueba de su car√°cter como Hijo de Dios. En √©l asimismo nosotros, en el momento en que o√≠steis el mensaje de la realidad, el evangelio que les trajo salvaci√≥n, y cre√≠steis en √©l, fuisteis marcados con el sello que es el Esp√≠ritu Santurr√≥n prometido. (NVI. Efesios 1:13) ¬ęEsto afirma nuestra herencia hasta el momento en que venga la redenci√≥n final del pueblo comprado por Dios, para alabanza de Su gloria¬Ľ. (Efesios 1:14) IV- CRISTO FUE GUIADO POR EL ESP√ćRITU. Tras su bautismo, Cristo fue conducido por el Esp√≠ritu al desierto para combatir la tentaci√≥n de Satan√°s (Lucas 4:1). 8:14-16). V- CRISTO SE ALEGRA EN EL ESP√ćRITU. ‚ÄúAl tiempo, Jes√ļs, lleno del gozo del Esp√≠ritu Beato, ha dicho: ‚ÄúOh Padre, Se√Īor del cielo y de la tierra, gracias por ocultar estas cosas de los que se creen sabios y tambi√©n capaces, y por revel√°rselas a los que son como peque√Īos. . S√≠, Padre, le agrad√≥ llevarlo a cabo¬Ľ. (NTV. Lucas diez:21). Esto era una parte del fruto del Esp√≠ritu que abundaba en √©l. ¬ęLe solicito a Dios, fuente de promesa, que los llene absolutamente de alegr√≠a. y paz, pues confi√°is en √Čl. Entonces rebosar√°n de promesa segura por el poder del Esp√≠ritu Santurr√≥n‚ÄĚ. (Romanos 15:13) VI- CRISTO RECIBI√ď EL PODER DEL ESP√ćRITU Al negar a los fariseos y hacerlos cometer el pecado imperdonable, Cristo ha dicho precisamente que si echaba fuera diablos, era indudablemente por el poder del Esp√≠ritu (Mateo 12: 28) (Lucas 4:14-15) que el poder que ten√≠a para ofrecer vista a los ciegos y independencia a los oprimidos era el poder del Esp√≠ritu, esto se√Īalar√≠a que efectu√≥ varios milagros en el poder del Esp√≠ritu. de la mujer con flu√≠do de sangre fue el resultado del poder del Esp√≠ritu Santurr√≥n (Marcos 5:30) La curaci√≥n de la multitud tras la decisi√≥n de los ac√≥litos fue el resultado de su poder (Lucas 6:19) En el momento en que nuestro Se√Īor fue abusado en el jard√≠n de Getseman√≠, en contestaci√≥n a el interrogante de la multitud sobre su identidad, respondi√≥: ¬ęYo soy¬Ľ En el momento en que les ha dicho, Yo soy, recularon y cayeron al suelo. Con esa contestaci√≥n, cayeron al suelo, probablemente como producto de un destello moment√°neo de su poder (Juan 18:6) ¬°Qu√© esenciales son estos sucesos referentes a la obra del Esp√≠ritu en vida y ministerio de nuestro Se√Īor? 1. Primero, el Ministerio del Esp√≠ritu se encontraba relacionado con el avance de la naturaleza humana de Cristo. Al tiempo que su naturaleza divina no modificaba, su naturaleza humana era susceptible de avance. Por servirnos de un ejemplo, su sabidur√≠a aument√≥, (Lucas 2:52) y aprendi√≥ la obediencia, (Hebreos 5:8) No ten√≠a nada que ver con la necesidad de vencer el pecado, ni era el avance de un cuerpo que hab√≠a sido contaminado por pecado. Pero hubo un desarrollo aut√©ntico, y fue por el poder del Esp√≠ritu. 2. Segundo, visto que el Dios-hombre tuviese que depender del Ministerio del Esp√≠ritu en √Čl es una demostraci√≥n de las restricciones de la raza humana. 3. En tercer rinc√≥n, todo lo mencionado es asimismo una demostraci√≥n v√≠vida de la necesidad que tiene el fiel del ministerio del Esp√≠ritu en su vida. Si el Se√Īor de la gloria no dispens√≥ el ministerio del Esp√≠ritu en su caso, ¬Ņde qu√© manera tenemos la posibilidad de los pecadores vivir con independencia de su poder? Si √Čl depend√≠a del Esp√≠ritu, nosotros asimismo debemos depender de √Čl. Como cristianos debemos asegurar nuestra identidad de Hijos de Dios: ratificar que nos encontramos ungidos por el Esp√≠ritu Beato, debemos estudiar a percibir su voz, dej√°ndonos asesorar por √©l, debemos fluir en ese ungido servicio amoroso, sembrando con amor y alegr√≠a, realizando todo el bien que tengamos la posibilidad en todos y cada ocasi√≥n. ¬°Que Dios los bendiga y que tengan una semana triunfadora! Pastor Guillermo Decena Centro Familiar Cat√≥lico Eldorado. Sermones en directo todos los mi√©rcoles a las 8 pm y cada domingo a las 6 pm por medio de http://cfceldorado.org/

Este serm√≥n o mensaje tiene que ver con: ‚Äč‚ÄčHijos, Demonio, Creaci√≥n, Pecado, Frutos.

‚Äď ‚Äď ‚Äď ‚Äď ‚Äď IMPORTANTE ‚Äď ‚Äď ‚Äď ‚Äď ‚Äď

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *