Saltar al contenido

Qué es el sonido que escuchamos cuando hay silencio

Es una percepción de estruendos en el oído en sepa de una fuente de sonido. Particularmente, son el resultado de una actividad anormal en la vía auditiva y sus causas tienen dentro la sobreexposición a ruidos extremos, detonaciones, infecciones de oído, tapones de cera o la utilización de ciertas drogas.

1 Lo habitual es que est√© en el hogar leyendo, tratando sostener la concentraci√≥n -con lo que cuesta en este planeta lleno de est√≠mulos- y de pronto pasa un veh√≠culo con la m√ļsica a todo volumen. Desde ese instante, hay ese instante inc√≥modo en el que las ventanas traquetean y debo dejar de realizar lo que hago y aguardar a que pare el estruendos. Conforme pasan los segundos, la m√ļsica reduce, al tiempo se desfigura, y ‚Äč‚Äčtras un largo desvanecimiento, regresa la tranquilidad, regresa el silencio.

Tras esta peque√Īa experiencia d√≠a tras d√≠a pienso: ¬Ņverdaderamente conocemos el silencio? Quienes viven en la localidad viven metidos en una gran acumulaci√≥n de estruendos, desde el paso del veh√≠culo por la puerta del ascensor que no cierra, desde la m√ļsica del bar hasta la obra de construcci√≥n. Todo es estruendos, una enorme bola de estruendos. Entonces, quiz√°s -como afirma David Topp- nos encontramos metidos en un ¬ęOc√©ano de sonido¬Ľ y vivir es una experiencia donde regularmente y tambi√©n inconscientemente o√≠mos y cancelamos sonidos.

¬ŅQu√© es el tinnitus puls√°til? hablamos de las palpitaciones de tu coraz√≥n. Pulsatil tiene relaci√≥n exactamente al pulso.

Varios de nosotros hemos experimentado esta sensaci√≥n en alg√ļn instante, comunmente tras efectuar una actividad donde nos esmeramos el coraz√≥n, as√≠ sea de manera facultativa (correr a coger el autob√ļs, subir las escaleras…) o de manera involuntaria (una susto, una situaci√≥n agotador…). No obstante, en el momento en que el coraz√≥n recobra sus palpitaciones normales, dejamos de percibir sus latidos.

Problemas médicos

Malformaciones, hipertensión arterial, tal como lesiones en la cabeza o el cuello, introduciendo inconvenientes en las articulaciones, entre otros muchos.

Es esencial que esta clase de patolog√≠as se diagnostiquen velozmente. Debe preguntar a un m√©dico inmediatamente si experimenta un zumbido en los o√≠dos acompa√Īado de una p√©rdida auditiva inmediata.

Autora: Mª del Carmen Fernández Almoguera

Mª del Carmen Fernández Almoguera es Diplomada en Psicología y Ciencias de la Educación. Asesor en C.P. Alfonso VI de Toledo. Integrante del Conjunto de Trabajo de www.valoresdepelicula.es.

Enrique López López es Licenciado en Psicopedagogía. Tutoría de estudiantes con adversidades de estudio. Integrante del Conjunto de Trabajo de www.valoresdepelicula.es.

Por Gabriel Rocca

(Nexciencia) Si bien semeja que hablamos de un salto en el continuo espacio-tiempo, si no nos fallan los sentidos, pasaron pr√°cticamente siete a√Īos desde aquel 14 de septiembre de 2015 a las 5:51 am ET, en el momento en que los 2 observatorios de ondas gravitacionales por interferometr√≠a l√°ser (LIGO), situados en Livingston, Luisiana, y Hanford, Washington, advirtieron de manera directa por vez primera la existencia de ondas gravitacionales, cuya vida Albert Einstein hab√≠a pronosticado hace un siglo en su teor√≠a de la relatividad general.

Unos meses después, en el mes de febrero de 2016, tras todas y cada una de las verificaciones estrictas efectuadas, 4 científicos del Emprendimiento LIGO centraron toda la atención de todo el mundo en el momento en que, en una rueda de prensa, hicieron el aviso formal de la hallazgo. Una de ellas fue la argentina Gabriela González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *