Saltar al contenido

Qui茅n es el duende amarillo

Al final se descubri贸 que su identidad era Jason Philip Macendale, un corto transcurso de tiempo que se transform贸 en millonario y que en ese instante sal铆a con Felicia Hardy.

TODO EL MUNDO sabe que hay los duendes, y seguramente todos han o铆do charlar de un Duende Amarillo, un Duende Verde o un Duende Colorado. No pocas son las personas que aseguran que en determinada ocasi贸n vieron, o creyeron ver, a uno de estos duendes. Lo que es mucho m谩s bien dif铆cil de hallar es un duende de 2 colores. Y todos entendemos que los duendes rayados no hay. Ya que esta es exactamente la cr贸nica de un duende rayado. Era un duende como todos y cada uno de los duendes: peque帽o de estatura, bastante gordo, 谩gil y tambi茅n alterado, interesante y tambi茅n inquisitivo, tierno y arisco, audaz y avaro… En resumen, un duende como todos; salvo, claro, que no vest铆a de un solo color, no de 2, sino m谩s bien de varios ahora rayas. Y, naturalmente, su nombre era Rayas. Y a Rayas, como a todos y cada uno de los duendes, le agradaba realizar estupideces y tambi茅n inventar mil cosas malas para hacerles la vida bien dif铆cil a el resto. Y no es que Rayas tuviese una mala iniciativa o fuera un ser perverso, no. Es solo que, como todos y cada uno de los duendes, precisaba realizar gracietas para llamar la atenci贸n y recordarle de manera continua a la multitud que los duendes hay. Le encantaba imitar al Duende Colorado que modificaba los huevos del nido por los de su pierna y al reves. De ah铆 que se divert铆a de enorme manera en el momento en que la mam谩 pato se abochornaba de ver que sus patos no deseaban arrimarse al agua, o en el momento en que la mam谩 gallina se horrorizaba de ver a sus polluelos tirarse de cabeza al estanque. Se divert铆a bastante jugando, como el Duende Gris, creando remolinos de polvo en los d铆as calurosos y tormentosos, poniendo peque帽os trozos de arena en los ojos de la gente y haci茅ndolas pla帽ir y ceg谩ndolas a lo largo de un buen tiempo. Y se pasaba tardes enteras copiando al Duende Verde que hac铆a medrar la maleza en los surcos de las huertas y en los plantones del jard铆n y, m谩s que nada, en los canalones de los aleros de los techos. Entonces, en los d铆as de lluvia, el agua quedar铆a atrapada y no correr铆a por el desag眉e, y la vivienda tendr铆a una fuga. 隆De qu茅 forma le agradaba Rayas! Como es natural, asimismo le divert铆a bastante incordiar como lo hac铆a el Duende P煤rpura. Y se colaba en la habitaci贸n de cualquier ni帽o que estuviese solo cada domingo por la tarde para hacerles opinar que todos los otros peque帽os se lo pasaban a lo grande, al tiempo que 茅l se encontraba solo y triste. Y no dej茅 que se diese cuenta, hasta bastante despu茅s, que alguien que est谩 triste por el hecho de que est谩 solo y poco entretenido, debe proceder a buscar a alguien que asimismo est茅 triste, solo y poco entretenido, a fin de que logren comenzar a entretenerse juntos. . Y crey贸 que era excelente copiar al Duende Negro. Y despertaba a la multitud a medianoche a fin de que escucharan el crujido de los muebles viejos, el crujido de las puertas mal cerradas y el aullido del viento en la chimenea. Y despu茅s se sentaba en su almohada, sin que ellos lo supiesen, y los asist铆a a inventar historias de temor. 隆oh! Y en el momento en que Rayas verdaderamente lo anim贸 mucho m谩s fue en el momento en que lleg贸 a divertirse a ser un elfo de 2 colores. Amarillo-Lila, por poner un ejemplo. 隆Eso fue incre铆ble! Los duendes bicolores saben de qu茅 forma lograr que las cosas se descarr铆en como absolutamente nadie. 芦驴Pero d贸nde se encuentran mis tijeras?禄 隆Si los tuviese aqu铆, encima de la mesa! ha dicho la abuela. Y se atemoriz贸 caminando por la habitaci贸n sin hallarlos. Y en el momento en que la pobre se帽ora se encontraba pr谩cticamente agobiada intentando encontrar las tijeras, 隆bum!, Rayas las puso de manera cuidadosa al lado de Carlitos, que se encontraba sentado apaciblemente en la alfombra jugando con sus cartas de compilaci贸n. 芦隆Te he dicho mil ocasiones que no me quites las tijeras!禄 La abuela chill贸 indignada. 隆Eres un ni帽o insufrible! Me ves intentando encontrar y intentando encontrar las tijeras y dando vueltas y vueltas por la habitaci贸n sin localizarlas y no me afirmas que las tienes… 鈥擯ero si yo… 鈥攃omenz贸 a decir Carlitos. Y la abuela se enoj贸 a煤n mucho m谩s: 芦隆No me respondas…!禄 En relaci贸n llegue tu padre, le voy a contar las cosas que me haces y lo mal que te portas conmigo. Y Rayas se ri贸 hasta el momento en que debi贸 sujetarse el est贸mago que le dol铆a de tanto re铆rse y debi贸 secarse los ojos que estaban llorosos de la risa. Y sucedi贸 que un d铆a Rayas se encontraba sentado en la puerta de su casa comiendo serenamente unas tortas de miel que terminaba de sacar del horno y estaban muy, muy ricas. Y de s煤bito, por alguna raz贸n, se le ocurri贸 ver el calendario. Y se qued贸 con la boca abierta, una torta en la mano a medio sendero entre el plato y la boca y una cara tan asombrada que la urraca, que pasaba en un vuelo de exitaci贸n, lo mir贸 estupefacta. Ella lo mir贸 tan encantada que se olvid贸 de batir las alas y, naturalmente, cay贸 al suelo de pronto, recibiendo un golpe que le dej贸 irritada el ala izquierda a lo largo de m煤ltiples d铆as. El clamor de la ca铆da de la urraca sac贸 a Rayas de su ensue帽o sobre el calendario. Bueno, no fue solo el sonido de la ca铆da; Asimismo contribuy贸 bastante el zumbido de m煤ltiples abejas, que se reun铆an para servirse la miel que afloraba de la media torta que Rayas manten铆a en la mano, y que logr贸 perder su zapato derecho. La cuesti贸n es que Rayas recobr贸 la movilidad y la primera cosa que logr贸 fue darse una palmada en la frente: 鈥 隆Zapatetas! Si el pr贸ximo mi茅rcoles es mi cumplea帽os! Entonces se acost贸 en su silla y volvi贸 a comer pasteles de miel; pero no con exactamente la misma calma que antes, claro. En este momento ten铆a el fragancia excitante de alguien que debe preocuparse por prepararse para una enorme celebraci贸n. Y el rastro de incomodidad dur贸 considerablemente m谩s que los pasteles de miel. Dur贸 tanto que todav铆a le hac铆a cosquillas en el est贸mago en el momento en que se acostaba. Y la cosa no era para menos. 隆Rayas iba a cumplir setenta a帽os, setenta a帽os! Y esta, que es una edad esencial para alguno, es bastante m谩s esencial para un duende. Stripes apoy贸 la cabeza en la almohada. Una cabeza llena de proyectos espectaculares: bocadillos de todo g茅nero, scones rellenos de nata, tortitas de miel, chocolate, naranjada, licor de mora, lista de convidados, servilletas de colores, tarta con candelas… Y de pronto se qued贸 dormido. 2 A LA MA脩ANA SIGUIENTE se levant贸 muy temprano y muy feliz. Elaborar una celebraci贸n de cumplea帽os siempre y en todo momento es algo muy entretenido y enternecedora. Conque se lav贸 con entusiasmo, se visti贸 con su ropa de trabajo, comi贸 su exquisito plato de chocolate, torradas y mantequilla para el desayuno, y baj贸 a trabajar en el jard铆n. Reg贸, cav贸 y abon贸 lo que hab铆a que regar, cavar y abonar. Inspeccion贸 su repollo y hall贸 tres bellas orugas verdes en las hojas de repollo. Las orugas eran gorditas y refulgentes y ro铆an las hojas secas con verdadero entusiasmo. Rayas las recogi贸 de forma cuidadosa y las puso en la palma de su mano.鈥擟reo que te agradan bastante mis hojas de col. Yo asimismo, conque lo plant茅 en mi jard铆n. Y no estoy presto a dejar que absolutamente nadie los coma. Entonces te voy a dejar a la orilla del arroyo y despu茅s lograras comer la yerba que desees. Y como ha dicho, lo logr贸. Las orugas no parec铆an muy entusiasmadas con el cambio de comedero, pero no afirmaron nada. Ahora se conoce que son animales muy sutiles y sigilosos. Rayas volvi贸 al trabajo. Inspeccion贸 las colmenas de las que extra铆a miel para sus pasteles. Todo se encontraba en orden: la reina pon铆a huevos, las obreras trabajaban y los z谩nganos holgazaneaban. Camin贸 entre los 谩rboles frutales, enderez贸 el espantap谩jaros y se colg贸 2 cintas mucho m谩s en los brazos. En los 煤ltimos d铆as han aparecido unos cuervos singularmente audaces que se han acercado bastante a los cerezos. Entonces guard贸 sus herramientas. Fue a su casa a lavarse las manos y mudarse el sombrero y sali贸 a la calle. Deb铆a ganar algo de dinero para las compras de su celebraci贸n de cumplea帽os. Pas贸 un tiempo haciendo un trabajo con el Duende Azul, el zapatero. Cort贸 suelas, cosi贸 tacones y orden贸 el estante de materiales. En lugar de su trabajo, recibi贸 2 monedas. Entonces, fue a la vivienda del Duende Turquesa. All铆 sacudi贸 alfombras, limpi贸 ventanas y puli贸 puertas de bronce. Gan贸 tres monedas. M谩s tarde fue a casa del abuelo de A帽il. Carg贸 le帽a, barri贸 el jard铆n, ba帽贸 al perro y fue de compras. Como pago, recibi贸 cinco monedas. Regres贸 a casa fatigado pero feliz. Las monedas cantaban en su bolsillo y su coraz贸n tintineaba en su pecho. 隆Qu茅 celebraci贸n de cumplea帽os iba a ordenar! Cen贸 una ensalada con huevos cocidos; 2 manzanas y un vaso de leche. Y solamente sab铆a el gusto de cada cosa: 隆se encontraba tan ocupado pensando en los preparativos鈥! Deber铆a haber s谩ndwiches con por lo menos cinco rellenos distintas. Bollos de 4 tipos, crepes de tres colores. Un pastel de siete pisos y siete sabores. Bebidas muy dulces, menos dulces, solo dulces y amargas; Por el hecho de que no al mundo entero le agradan exactamente los mismos sabores. Mantel filtrado, candelas, adornos, flores… 隆ah! Y tarjetas rojas para las convidaciones. Y esta fue la segunda noche que Rayas sali贸 a reposar con la cabeza llena de cosas increibles. Y hubo una tercera noche y una cuarta noche… 隆Y amaneci贸 el enorme d铆a! Rayas pas贸 la ma帽ana ocupad铆sima mejorando todo. La vivienda reluc铆a, el jard铆n reluc铆a, la mesa reluc铆a y Stripes reluc铆a. S茅 que a primer aspecto puede parecer bastante refulgente, pero fue precisamente de esta forma y es imposible detallar de otra forma. La celebraci贸n estuvo magn铆fica. Rayas se ve铆a precioso con su nuevo traje y todos y cada uno de los convidados le trajeron fabulosos regalos. Ciertas ni sab铆a para qu茅 exactamente serv铆an y de ah铆 que le parec铆an a煤n mucho m谩s fabulosas, naturalmente. T铆a Roxa asisti贸 a ser 煤til el almuerzo y todos creyeron que se encontraba tan exquisito que nada pod铆a ser mejor. Y en el momento en que lleg贸 el instante del brindis, los convidados afirmaron oraciones hermosas: 鈥 隆Que vivas setecientos a帽os! 芦隆Y despu茅s inv铆tanos a otra celebraci贸n tan extraordinaria como esta!禄 -Es que鈥! 芦Bueno, pienso que es ya hora de que alguien te lleve a cabo ingresar en raz贸n禄, ha dicho la t铆a Purple, interrumpiendo los brindis y las risas. Todos y cada uno de los convidados se han quedado de repente en silencio. 隆Los pies en el suelo en una celebraci贸n de cumplea帽os! 隆Esto solo podr铆a pasarle a la t铆a Purple! 鈥淗ijo m铆o, setenta es una edad seria. Se piensa que al llegar a estos a帽os llegas a la edad de la raz贸n y comienzas a ser un individuo responsable. De ahora en adelante por el momento no puedes dejarte llevar por determinadas puerilidades que hasta la actualidad te hac铆an felicidad por ser un ni帽o… Eso de vestir de colores, por servirnos de un ejemplo. S茅 que no escogiste; que esto era algo que le hab铆a ense帽ado su abuela Rainbow, quien por otro lado era una incre铆ble elfa, pero que ten铆a un car谩cter muy particular y ciertas ocurrencias bastante peculiares. Y al elegir sobre un color particularmente, debe, naturalmente, ponerse un l铆mite a solo una actividad de duende. Todos aguardamos que no repitas este acto en este momento como Green Goblin y un tanto despu茅s como Grey Goblin… O sea algo que debe finalizar en este momento. Rayas se encontraba tan desconcertado con lo que se encontraba oyendo que se olvid贸 de respirar. Y de pronto, sinti贸 que se ahogaba y debi贸 respirar con sus fuerzas. Respir贸 hondo y las l谩grimas llenaron sus ojos. Mir贸 a su alrededor para estudiar los movimientos de sus convidados y le dio la sensaci贸n de que todos lo miraban asombrosamente serios y que todos estaban muy seg煤n con lo que terminaba de mencionarle t铆a Purple. Rayas volvi贸 a suspirar intensamente y parpade贸 rapid铆simo para secarse las l谩grimas. 隆No les gusto, no les gusto!, pens贸. El abuelo A帽il se aproxim贸 a ponerle la mano en el hombro: 鈥擠eber铆as irte de viaje, j贸ven. Nada como vivir en otros 谩mbitos, o铆r otras cr铆ticas y compararte con otra gente para conocerte a ti. Si yo fuera t煤, saldr铆a a conocer planeta… 隆Desean que vaya!, pens贸 Rayas. Rayas de pronto sinti贸 fr铆o. Era tal y como si se hubiese tragado un colosal trozo de helado y lo tuviese en el est贸mago. Entonces se lo pens贸 mejor y se sorprendi贸 bastante de lo que hab铆a o铆do. Y en el momento en que volvi贸 a meditar en ello, tuvo bastante temor: 隆dejar casa, dejar amigos! Ir solo al planeta…! Los convidados prosiguieron mir谩ndolo con responsabilidad y cari帽o. Rayas se lo pens贸 mejor y comenz贸 a agradarle la iniciativa: salir de la rutina, ver novedades, gente diferente; Podr铆a andar, estudiar, preguntar鈥 鈥淟o voy a hacer; Voy a viajar para conocerme mejor. En relaci贸n finalice la celebraci贸n, voy a hacer las maletas鈥, decidi贸. Y la celebraci贸n acab贸 veloz, pues los s谩ndwiches, los panecitos, las tortitas, el chocolate, el jugo de naranja, el pastel y la cerveza se terminaron. Asimismo se hab铆an quedado sin temas de charla, pues la multitud hab铆a estado comentando sin frenos desde el momento en que lleg贸 y en este momento absolutamente nadie pod铆a meditar en otra cosa que no fuese el viaje de Rayas. Solamente sali贸 el 煤ltimo invitado, Rayas subi贸 y empac贸 su maleta: medias, camisas, un su茅ter, un lapicero bicolor y una libreta, galletas, tortas dulces y una botella de limonada. .

驴De qu茅 forma asustarlos?

Dicen los especialistas que si deseas espantar a estas criaturas, tienes que llevar a cabo una suerte de 芦hechizo禄 donde est茅 presente el agua bendita. Y, generalmente, debe intentar espantarlos a la medianoche, pues ahora mismo es mucho m谩s posible que anden por la vivienda.

Ciertos aseguran que los peque帽os tienden a ver criaturas sensacionales, incluidos duendes, hadas, fallecidos e inclusive sombras. Entonces, si un ni帽o dice que vio algo en el hogar, lo mucho m谩s posible es que sea real.

驴Qu茅 es un duende?.

Los duendes son seres que corresponden a la mitolog铆a de la naturaleza y hay inmensidad de ellos en el bosque.

Hay traviesos, los que les agrada bromear, los buenos, los antojadizos y desconfiados, pero cabe indicar que asimismo hay elfos desalmados y elfos m谩gicos, elfos de la fortuna, elfos del bosque y los expepcionales elfos de Aval贸n.

Or铆genes del personaje

Por otra parte, cabe rememorar que Willem Dafoe interpret贸 al Duende Verde en la primera adaptaci贸n live-action del h茅roe ar谩cnido en 2002.

Tras someterse Tras un dif铆cil ensayo, Norman Osborn (su nombre legal) ha creado una personalidad s谩dica que est谩 ofuscado con el poder sobre todas las cosas, con lo que est谩 presto a mancharse las manos para saciar su ambici贸n.

4 comentarios en 芦Qui茅n es el duende amarillo禄

    1. Jajaja, 驴canci贸n de cumbia? Eso es tan rid铆culo como intentar calmar a un le贸n rugiendo con m煤sica cl谩sica. Pero qui茅n sabe, tal vez el duende amarillo tenga un gusto musical muy peculiar. 隆Atr茅vete y cu茅ntanos si funciona!

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *