Saltar al contenido

Qué hace conde

Los condes palatinos atendĂ­an y dirigĂ­an los oficios que habĂ­a en la corte y los relacionados con los servidores del rey en su palacio: el conde cubiculario era el maestresala. Conde de la Pincerna o Maestresala Mayor. conde de la copa el que se encontraba al cargo de la despensa, la mesa real y adjunto a ella.

La palabra contar nos remite en su etimologĂ­a al tĂ©rmino latino “vem”, “comitis” con el concepto de compañero, que en la Roma del Bajo Imperio, y desde el reinado de Constantino, designaba a los que acompañaban. el «dominus» o emperador; y que hacĂ­a referencia en la Europa medieval feudal a esos vasallos directos del rey, como duques y marqueses, si bien de categorĂ­a inferior; quien recibiĂł tierras del monarca, que han quedado bajo su gobierno y administraciĂłn, en lugar de acompañarlo en las peleas. El femenino de conde es condesa.

Los condes, como todos y cada uno de los que componĂ­an la nobleza del Viejo RĂ©gimen Europeo, pertenecĂ­an a un campo favorecido de la sociedad, que tenĂ­a tierras pero no pagaba impuestos, esto es, estaban exentos de abonar impuestos. Los territorios regidos por un conde se llamaban condados. Por servirnos de un ejemplo, el primo de Carlomagno llamado Guillermo era Conde de Toulouse. El Condado de Barcelona, ​​origen de la Cataluña de hoy, se formĂł en el siglo IX, con Bera, hijo de Guillermo, Conde de Tolosa, su primer Conde, que fue asimismo Conde de Gerona y BesalĂș. Bera fue sucedido por Ramon. En el año 1162 este condado se uniĂł a la dinastĂ­a aragonesa.

Historia del recuento de tĂ­tulos

La palabra recuento procede de una expresión latina que significa compañero. En el viejo Imperio De roma, este título se utilizaba para designar a quienes siempre y en todo momento acompañaban a los emperadores en sus viajes.

Si bien varios piensan que este tĂ­tulo ahora era popular antes, en la temporada de la repĂșblica, el conde del tĂ­tulo pasĂł a ser considerado una dignidad tras el reinado de Constantino. Fue desde ese instante que se nombraron condes para prestar servicios terrestres y marĂ­timos en temas de guerra, paz y religiĂłn.

La jerarquĂ­a de los tĂ­tulos nobiliarios

Los tĂ­tulos nobiliarios tienen su orden de relevancia protocolar. En la antigĂŒedad, eran distinciones que hacĂ­an los reyes a ciertas personas en agradecimiento por su actuaciĂłn (para proteger la corona, en guerra, etcĂ©tera.). Y no era lo mismo que te brindaron a ti que al otro, claro.

Tras los títulos de la familia real (rey, príncipes y también infantes), el resto títulos nobiliarios se ordenan de la próxima forma:

Deja una respuesta

Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *