Saltar al contenido

Quién es la diosa del atardecer

Hesperis es la hora de la puesta del sol. Seg√ļn la historia de historia legendaria, su padre fue el dios H√©spero. Hesperis engendr√≥ con Atlas, las Hesp√©rides.

El papel de Hércules

Entre los √°rboles mucho m√°s propios de las islas | Shutterstock

A propósito, este dragón murió en la mitad de la misión de Hércules: uno de sus 12 trabajos consistía en hurtar esta fruta prohibida del jardín. De esta forma lo nombró Euristeo, rey de Argólida, quien consideró deficientes sus diez proyectos precedentes. En esta novedosa misión, debía infiltrarse en el Jardín de las Hespérides y hurtar sus manzanas.

Heracles en el jardín de las Hespérides.

El rey de Egipto, Busiris, vecino de las Hesp√©rides, habr√≠a enviado unos maleantes para terminar los manzanos y raptar a las ninfas. En el momento en que Heracles lleg√≥ al pa√≠s, mat√≥ a los delincuentes, se apoder√≥ de su bot√≠n y liber√≥ a las Hesp√©rides, entreg√°ndoselas a Atlas. Como recompensa por ello, Atlas le dio a Heracles ¬ęlo que vino a buscar¬Ľ (presumiblemente las manzanas doradas) y, adem√°s de esto, le ense√Ī√≥ astronom√≠a.

Hércules y las Hespérides

H√©rcules deb√≠a proceder a buscar tres manzanas al jard√≠n de las Hesp√©rides. Las Hesp√©rides eran bellas ninfas a las que se les hab√≠a encomendado la labor de resguardar las tres frutas que la diosa les hab√≠a enviado a resguardar adjuntado con el drag√≥n Lad√≥n. H√©rcules recibi√≥ la labor de llevar tres de las manzanas doradas del jard√≠n de las Hesp√©rides a Micenas, y para eso primero debi√≥ transcribir la localizaci√≥n del jard√≠n. Ayudado por unas ninfas, H√©rcules encontr√≥ a Nereo, el dios del mar, y lo inmoviliz√≥ para ense√Īarle el sendero a las Hesp√©rides, hasta el momento en que logr√≥ que le afirmara d√≥nde se encontraba el sitio que procuraba.

  • Hab√≠a tres de ellos, puesto que estaban representados en todos y cada uno de los escritos y maravillas art√≠sticas del heleno tradicional y han recibido varios nombres durante la historia gracias a su impersonalidad.
  • El Jard√≠n de las Hesp√©rides era popular por formar parte a la diosa Hera, primordialmente por los frutos que afloraban de sus distintos √°rboles. En este paradis√≠aco sitio hab√≠a unas manzanas doradas que daban la inmortalidad a todo el que que las saboreaba.
  • Se estima que eran hijas del enorme Tit√°n Atlas. Sus nombres eran Hesperetusta, Egle y Eritia, si bien, como afirm√°bamos antes, eran conocidas por otros muchos nombres. En otras ediciones dir√≠ase que eran hijas de Zeus o aun de exactamente la misma noche.
  • Hay una historia de historia legendaria que afirma que cada ingrediente del jard√≠n representaba un factor de la naturaleza. De esta forma, el drag√≥n es el horizonte, las manzanas de oro las estrellas y las propias Hesp√©rides son las horas de la tarde.

Otras Etimologías

Varios de los nombres con los que por norma general se conoce a las ninfas son: diosas del atardecer, voces cantoras, doncellas del oeste. Solo entre las Hesp√©rides tuvo un hijo, Erythia adjuntado con el dios Labres: la peque√Īa se llam√≥ Euriti√≥n. La historia mucho m√°s conocida donde se muestran las Hesp√©rides est√° relacionada con el und√©cimo trabajo de Heracles, en el que el h√©roe deb√≠a hurtar entre las manzanas de oro.

H√©rcules entrar√≠a en el jard√≠n, matar√≠a al drag√≥n del que brotar√≠a el drag√≥n canario y las ninfas, al no cumplir su cometido, se transformar√≠an en olmo, sauce y √°lamo. En otras leyendas, las Hesp√©rides tendr√≠an 7 a√Īos y ser√≠an las hijas de Atlas, cuidando los reba√Īos de ovejas de su padre, pero ser√≠an secuestradas por el Pr√≠ncipe Busiris. No obstante, Heracles los habr√≠a salvado y, a cambio, Atlas compartir√≠a sus entendimientos de astronom√≠a.

Por qué razón el atardecer es naranja: El sol es colorado

Pero entonces, el dios Tup√°, que lo ve√≠a todo, dese√≥ contribuir a los novios. El sol se pon√≠a, y en ese instante, la lluvia par√≥ y el cielo empez√≥ a te√Īirse de colorado. El colorado era tan profundo que aun el r√≠o parec√≠a sangre.

Los indios asustados dejaron de tirar flechas. Entendieron que era una se√Īal del dios Tup√° a fin de que se detuviesen. Y de este modo fue como la pareja logr√≥ llegar a la isla, donde los dos vivieron contentos y consiguieron conformar una bella familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *