Saltar al contenido

Cómo se llaman las balas que no matan

El cartucho virgen o recuperado es un g√©nero de cartucho para armas que no posee proyectil ni bala; esto trat√°ndose de cartuchos met√°licos, pero, trat√°ndose de semimet√°licos (escopetas), no poseen perdigones ni ning√ļn otro proyectil.

Una de cada 37 v√≠ctimas de una bala de goma disparada con una pistola concreta para esta munici√≥n muere gracias a las lesiones, seg√ļn estudiosos estadounidenses, que pidieron a las fuerzas de seguridad que limiten la utilizaci√≥n de esta clase de armas de bala.

El estudio, anunciado este martes en la gaceta m√©dica brit√°nica BMJ Open, examina 26 productos que dan cuenta de 1.984 casos de heridos en manifestaciones, altercados, acontecimientos de deportes y detenciones, entre otros muchos, ¬ęprimordialmente mayores j√≥venes¬Ľ y hombres, entre 1990 y 2007. Se excluyen esos que resultaron levemente damnificados y no requirieron atenci√≥n m√©dica.

Políticos y líderes de todo el mundo reaccionan al ataque contra el vicepresidente

Policía en frente de la vivienda del vicepresidente -La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner después de que un hombre le apuntara con un arma en Buenos Aires el 1 de septiembre de 2022.

Al darse cuenta del ataque, m√ļltiples figuras pol√≠ticas argentinas y mundiales expresaron su profundo repudio y llamaron a una r√°pida investigaci√≥n del hecho.

Munición KTW

Famosa equivocadamente como ‚Äúaniquila policial‚ÄĚ, de manera comercial se llama KTW, nombre que procede de las iniciales de sus desarolladores: Dr. Paul Kopsch (Condado de Lorain, juez de Ohio), el teniente de polic√≠a del condado de Lorain, Daniel Turcus, y el juez estudioso asociado Donald Ward.

Su origen se remonta a 1966, con una bala cuyo n√ļcleo era de acero embrutecido (temperado), y fue desarrollada para dotar a la polic√≠a -que no ten√≠a armas largas en el condado- de un cartucho para pistolas cuyo proyectil fue con la capacidad de atravesar todos y cada uno de los materiales usados en la fabricaci√≥n de un autom√≥vil, incluyendo el bloque del motor. Como los cilindros de la pistola se gastaban de manera r√°pida, la punta se cubr√≠a con un material d√ļctil y se cubr√≠a con una pel√≠cula de tefl√≥n -la real-, con el √ļnico fin de resguardar la escopeta.

Nuestra investigación

Bajo esta idea, llevamos a cabo una investigaci√≥n cuyos desenlaces fueron publicados √ļltimamente en Injury Prevention, gaceta acad√©mica experta en la prevenci√≥n de lesiones y en la b√ļsqueda de la creaci√≥n de pol√≠ticas p√ļblicas dirigidas en eso En nuestro producto mostramos m√ļltiples descubrimientos, pero quiz√°s el mucho m√°s importante sea el pr√≥ximo: entre 2013 y 2019, por lo menos 150,000 personas resultaron lesiones en M√©xico con balas de arma. La estimaci√≥n la conseguimos de una fuente tan importante como infrautilizada: la Encuesta Nacional de Victimizaci√≥n y Percepci√≥n de Seguridad Ciudadana (Envipe).

Nuestra estimaci√≥n es pr√°cticamente tres ocasiones mayor a la conocida de manera oficial por el sistema sanitario p√ļblica en M√©xico en exactamente el mismo periodo: precisamente 55,000. ¬°Tres ocasiones! Si nuestra inferencia desde los datos de Envipe es adecuada, el subregistro oficial es tan grave que no solo compara a otros delitos, sino impide la ejecuci√≥n de cualquier pol√≠tica p√ļblica fundamentada en prueba. Este subregistro desgasta las opciones del Estado para combatir el inconveniente. Este subregistro cuesta vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *