Saltar al contenido

C贸mo se mata un Ajin

Inmortalidad. El aspecto propio de todos y cada uno de los Ajin es su inmortalidad. Son in煤tiles de fallecer bajo ninguna situaci贸n, aun aplastados, degollados o an茅micos.

Bastante se estuvo comentando en los 煤ltimos meses de las series que mucho m谩s recalcaron en Netflix, indudablemente este sistema de v铆deo uso cont铆nuo se ha puesto a la cabeza de todo el mundo del diversi贸n albergando lo destacado de la cinematograf铆a mundial. , y generando enormes series al por mayor. En el extendido cosmos que representa Netflix, hay un g茅nero del que se charla poco y que debemos sugerir: las series de animaci贸n niponas (Anime). En este cosmos, entre las series que comienza a resaltar es AJIN Semi-human, del dibujante de manga Gamon Sakurai, amoldada por los estudios Polygon Pictures.

AJIN cuenta la historia del joven Kei Nagai, un estudiante de medicina de El pa铆s nip贸n que tras ser arrollado revela su inmortalidad y empieza a vivir una horrible pesadilla, ya que su ser inmortal (Ajin) provoca que sea perseguido tanto por la parte de los gobiernos como de los cazarrecompensas por igual. AJIN es la narraci贸n de un fugitivo.

Sawman S铆ntesis

La historia tiene rinc贸n en un planeta donde los diablos intimidan a 2 humanos en paz, transform谩ndolos en diablos para ser eliminados. Denji es un joven deprimido que vende m煤ltiples de sus 贸rganos y trabaja como le帽ador y cazador de diablos para abonar los dividendos de su difunto padre. Denji es el obsequio de un perro (que asimismo es un demonio) llamado Pochita, que tiene motosierras y de qu茅 manera las utiliza para realizar su trabajo. Esto ense帽a por qu茅 raz贸n los humanos tienen la posibilidad de realizar contratos con diablos. Tras regresar a casa del trabajo, un Yakuza llama a Denji para infiltrarse en una propiedad y matar a otro demonio. Hasta entonces, el avi贸n fue armado para matarlo como una parte de un contrato con Yakuza como demonio, ganando mucho m谩s poder. Pero Pochita ve la asistencia de Denji y se une a 茅l, transform谩ndose en mitad hombre, mitad demonio y consiguiendo las motosierras de Pochita. Fuente: Yaraon! 漏钘ゆ湰銈裤儎銈/闆嗚嫳绀俱兓MAPPA

‘No voy a venir por un d铆a’, su茅ltate el pelo

鈥淪oy el viento del este, el que jam谩s fu茅 apasionado de absolutamente nadie Fenicia鈥 brinca, brinca me levant茅鈥. Tres bastones. Es el holaqu茅hay bullicioso y tambi茅n molesto del chiste de La Isla ‘Yo pa’un d铆a no vengo’, con Jes煤s Montero y Servando Sabajanes distribuyendo m煤sica y letra. Un corto repaso a individuos singulares de la regi贸n, en el paso inicial, que termina animando al Gobierno a invertir mucho m谩s en salud psicol贸gica. Vaya giro de los hechos, Juan, me volvi贸 orate. La otra letrilla tiene alguna aversi贸n a los anglicismos, dios santo. Da帽a una suegra, y curas llamando a reproducirse, que est谩n preocupados por quedarse sin monaguillos, en la serie de cupleses, sin coro, que volaba. El popurr铆 es audible, si bien bloque tras bloque se mantiene de forma previsible a partir de clis茅s cerca de la brisa alegre, 芦y en el final te comes la tortilla, llena de tierra禄. El oeste hace aparici贸n y se marchan. El objetivo. Ajola.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *