Saltar al contenido

Cuál es la tabla más difícil de aprender

La tabla de multiplicar Según la compañía de investigación didáctica Flurrish, para los alumnos la fórmula mucho más bien difícil de la tabla es seis por ocho (igual a 48).

Localizar la estabilidad

Tras coger tu primera ola, deberás acostumbrarte a un elemento en movimiento bajo tus pies que jamás es permanente.

En ocasiones unicamente se precisan doce olas. En ocasiones extremas, posiblemente necesite largas horas de intentos errados para hallar su equilibrio.

Aguardando el instante conveniente

Entre los fallos mucho más usuales que cometen los progenitores en la educación de sus hijos es enseñarles contenidos para los que aún no están preparados. En consecuencia, el paso inicial para enseñarle las tablas de multiplicar, y probablemente entre los pasos mucho más esenciales para no hacer un antecedente negativo, es saber el instante conveniente. El niño va a estar listo en el momento en que sea suficientemente maduro para estudiar nuevos contenidos y comprar entendimientos fundamentales como la suma y la resta. Otro aspecto que frecuentemente olvidamos pero que es primordial es la motivación, es esencial que el niño esté animado para estudiar a multiplicar.

A la mayor parte de los pequeños les agrada comprender el motivo de las cosas, les encanta conocer para qué valen y de este modo motivarse. De ahí que es esencial que, en vez de ofrecerle las tablas a fin de que las memorice, le expliques que la multiplicación no es mucho más que la suma consecutiva del mismo número y que es realmente útil para cálculos veloces. Solo en el momento en que el niño entiende la herramienta de la multiplicación puede conseguir concepto en la educación de las tablas.

Los elementos que se les muestran para la educación son siempre y en todo momento exactamente los mismos

La combinación de inconvenientes de multiplicación + tablas de multiplicar por escrito es poco interesante para los pequeños con adversidades. Es mucho más, no es muy productivo para todos y cada uno de los pequeños y pequeñas, con independencia de sus desenlaces.

La multiplicación no se aprende sencillamente resolviendo inconvenientes tipo multiplicación. Estudiar una operación es comprender aplicarla en distintas contextos o, mejor aún, estudiar a multiplicar es solucionar inconvenientes de otra naturaleza.

Metodología de estudio clásico

La educación de las tablas de multiplicar muestra múltiples inconvenientes para los pequeños:

  • Es un desarrollo de estudio monótono, con lo que para bastantes puede ser poco entretenido.
  • Se apoya en la memorización, puesto que el razonamiento lo haría mucho más retardado y por consiguiente menos servible.
  • Es un trámite abstracto, en el que no se usan ayudas específicas o manipulables.
  • Necesita práctica continua para comprar.

Por Javier Bernabeu, editor del Equipo de Matemáticas de SM.

Las tablas tienen la posibilidad de y han de ser basadas. No hay solo una forma de multiplicar. ¿Por qué razón insistimos en instruir a los pequeños nuestro sendero?

Consejo 1. Adiós a la memorieta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *