Saltar al contenido

Qué dice Lucas 6 38

¬ęDad y se les va a dar; medida buena, apretada, remecida y rebosante, van a poner en el borde de nuestros vestidos‚ÄĚ (Lc 6,38). – Movimiento de los Focolares.

Monse√Īor Jos√© Rico Pav√©s (Obispo de Jerez) y Mons. Bernardito Cleopas Auza (Nuncio de Su Santidad en Espa√Īa) visitaron la Bas√≠lica del Carmen el s√°bado 18 de febrero de 2023, con ocasi√≥n de la clausura del A√Īo Jubilar del Coraz√≥n de Jes√ļs en la Di√≥cesis de Asidonia -Jerez.

) Gracias por visitarnos

Una oración para sugerir

Amado Dios, gracias por los magn√≠ficos dones que me has dado. Me has exhibido una clemencia sin l√≠mites. , felicidad y amor en un instante en que no lo merec√≠a. Me has colmado de bendiciones monetarias y eternas. Se√Īor, cambia mi coraz√≥n para ofrecer libremente. Oro a fin de que el Esp√≠ritu Santurr√≥n me gu√≠e a perdonar y querer a el resto, tal como Jesucristo logr√≥ por m√≠. S√© que ves mi coraz√≥n y ves las ocasiones que doy con ego√≠smo y sacrificio. Agr oramos por adelantado por bendiciones en la tierra. y los que me aguardan en el cielo. Eres un Dios tan bueno y rezo para lograr instruir esa amabilidad a quienes me cubren. alrededor. Am√©n.

Una oración para ofrecer

Amado Dios, gracias por los espl√©ndidos regalos que me has dado. Me mostraste clemencia, felicidad y amor ilimitados en el momento en que no lo merec√≠a. Me has colmado de bendiciones monetarias y eternas. Se√Īor, cambia mi coraz√≥n para ofrecer libremente. Oro a fin de que el Esp√≠ritu Beato me gu√≠e a perdonar y querer a el resto, como Jesucristo lo logr√≥ por m√≠. S√© que ves mi coraz√≥n y ves las ocasiones que doy ego√≠sta y sacrificadamente. Gracias por adelantado por las bendiciones en la tierra y las que me aguardan en el cielo. Eres un Dios tan bueno y rezo para lograr ense√Īar esa amabilidad a quienes me cubren. Am√©n.

Sed misericordiosos como tu Padre es misericordioso. Lectura del Santurr√≥n Evangelio seg√ļn san Lucas 6, 27-38

En aquel tiempo, Jes√ļs ha dicho a sus ac√≥litos: ¬ęLes digo a los que me o√≠s: amad a nuestros contrincantes, haced bien a los que les detestan , bendecid a los que les maldicen, orad por los que les maltratan. Al que te golpee en una mejilla, ofr√©cele la otra; cualquier persona que tome tu cubierta, no no permita que tome asimismo tu t√ļnica. Al que te solicite, dale; al que toma lo tuyo, no se lo reclames. Trata a el resto como te agradar√≠a que te trataran a ti. Ya que si amas solo a los que te adoran, ¬Ņqu√© m√©rito tienes? Aun los pecadores adoran a quienes los adoran. Y si hac√©is bien solo a los que les hacen bien, ¬Ņqu√© m√©rito ten√©is? Los pecadores asimismo hacen lo mismo. Y si prestas a esos de quienes esperas recibir, ¬Ņqu√© m√©rito tienes? Los pecadores asimismo prestan a otros pecadores, con la intenci√≥n de cobrar. A la inversa, amad a nuestros contrincantes, haced el bien y prestad sin aguardar nada; vuestra recompensa va a ser grande, y vais a ser hijos del Alt√≠simo, por el hecho de que √©l es bondadoso con los imp√≠os y los desagradecidos. Sed misericordiosos como tu Padre es misericordioso; no juzgu√©is, y no vais a ser juzgados; No condenes y no seras culpado; Disculpa, y vas a ser perdonado; dad, y se les va a dar: una medida desprendida va a ser vertida, llena, remecida, rebosando, por el hecho de que con la medida con que mid√°is, les va a ser medido¬Ľ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *