Saltar al contenido

Cómo se llama el dios griego del sol

Helios Helios es el dios del Sol en la mitología griega.

En la mitolog√≠a griega, Helios, el sol, era encarnado como un precioso dios coronado por un halo refulgente, que conduc√≠a un carro que cruzaba el cielo todos y cada uno de los d√≠as en direcci√≥n este-oeste hasta hundirse en el oc√©ano, realizando su viaje de regreso durante la noche. Hes√≠odo, en su Teogon√≠a, afirma que era hijo de los gigantes Hyperion y Thea, y por consiguiente hermano de Selene, la luna, y de Eos, la aurora. P√≠ndaro, por su lado, afirma que Helios ¬ęcrea rayos de luz penetrantes¬Ľ y que los corceles que tiran de su carro escupen fuego. Homero afirma que Helios es panoptes, esto es, ¬ętodo lo ve¬Ľ. En el Libro VIII de la Odisea, cuenta que Afrodita, que se encontraba casada con Hefesto, se acost√≥ en misterio con Labres, el dios de la guerra. Fue H√©lio, ¬ęque todo lo ve¬Ľ, quien los descubri√≥ y se lo cont√≥ a Hefesto, quien por su parte tendi√≥ una trampa a los amantes: los captur√≥ instantaneamente con una muy, muy fina red que teji√≥ y les mostr√≥, desnudos como estaban, a los otros dioses, que no lograron contener la risa.

En El banquete de los eruditos, Ateneo de Naucratis cuenta que al caer la noche, H√©lio se subi√≥ a una enorme copa de oro donde viaj√≥ a la tierra de los etiopes, donde continu√≥ hasta el d√≠a despu√©s. . No es de extra√Īar que Helios resultara estar relacionado con Apolo, el dios de la luz. Apolo asimismo fue representado con pelo rubio refulgente. Uno de sus apodos era Phoebus, ¬ęrefulgente¬Ľ. La primera asociaci√≥n entre los 2 dioses hace aparici√≥n en la cat√°strofe de Eur√≠pides Faet√≥n, en el momento en que Clymene, la madre de Faet√≥n, lamenta que Helios, ¬ęa quien los hombres asimismo llaman Apolo¬Ľ, haya matado a su hijo. En extractos de pensadores como Parm√©nides y Emp√©docles, o de escritores como Plutarco, asimismo se muestran los dos dioses relacionados.

Del dios Helios al sol de nuestra casa

Entre las capacidades y poderes del dios Helios es supervisar la luz. La luz, por su parte, es fuente de vida. Completamente importante para la mayor parte de los organismos vivos que pueblan nuestro mundo.

Y en este momento, la prometida segunda una parte de nuestro viaje en el tiempo. En esta ocasi√≥n, considerablemente m√°s adelante que en la Vieja Grecia, pero todav√≠a a mucho m√°s de un siglo del presente. En concreto para 1901, en el momento en que en la localidad de Valladolid Alejandrino P√©rez y su nieto Gaspar realizaban mermeladas artesanales en una confiter√≠a llamada El Sol. Aqu√≠ poseemos la conexi√≥n con la deidad griega. El √©xito de las recetas que pusieron en pr√°ctica logr√≥ que aun se hiciesen de manera directa para la Casa Real. La fundaci√≥n de las confiter√≠as El Val y Helios, en 1936, dar√≠a rinc√≥n al fin a la nomenclatura que marc√≥ a lo largo de d√©cadas la comida de tantas familias espa√Īolas.

El Mito de Faetón

De sus hijos, Faetón dio un enorme mito en el momento en que le solicitó al Dios que probase su paternidad, y habiendo jurado por la Estigia que le concedería un deseo, solicitó él él para gobernar su carro de fuego.

Helios debió admitirlo, pero Faetón no ha podido supervisarlo y, a peligro de abrasar el Cielo y la Tierra, fue depuesto por Zeus.

Clymene

Probablemente, el apasionado mucho más popular fue Oceanid Clymene, con quien tuvo tres (o, ciertos dicen, cinco) hijas conocidas colectivamente como Heliades, y un hijo llamado Faetón.

Una vez, una vez que Helios le concediera permiso para soliciar prestado su carro por un día, el inexperto Faetón lo sacó de control y debió ser ejecutado con un rayo por Zeus, a fin de que no prendiera fuego a toda la tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *