Saltar al contenido

Qué significa Grecia en la Biblia

El t√©rmino Grecia procede del lat√≠n Graecia que era la palabra usada por los romanos para detectar este territorio. Su concepto as√≠ se√Īala ¬ęla tierra de los helenos¬Ľ. Por su parte, el heleno se produce de la palabra ?????? (graikos), que paralelamente puede referirse a otras 2 expresiones.

Dan 8:21 el macho cabrío es el rey de G, y Dan diez:20 en el final.. el príncipe de G va a venir Dan 11:2 va a levantar a todos contra el reino de G Zc 9 : 13 Despertaré .. contra sus hijos, oh G Act 20:2 después .. exhortándolos .. vino a G

Grecia (Heb. Y√Ęw√Ęn; Gramos. Hell√°s). Los nombres Grecia y Heleno* nos llegan por el lat. Grecia y Graecus. En el sur de Italia, los romanos empleaban el substantivo Graik√≥s; de este modo se llamaba a las tribus griegas que all√≠ se asentaron. Nombre dado a la parte sur de la Pen√≠nsula Balc√°nica. La vieja Grecia limitaba en 503 al norte con Macedonia, al este con el mar Egeo y al oeste con el mar J√≥nico. Desde sus monta√Īas al norte (donde el pico mucho m√°s prominente, el monte Olimpo, consigue los 2.985 m) hasta su radical sur (cabo Matap√°n) hay unos 400 km. La Grecia continental es monta√Īosa, con lo que las conexiones terrestres son bien dif√≠ciles, pero su costa es tan accidentada que se puede llegar de forma f√°cil a la mayor√≠a del pa√≠s por mar. Por este motivo, el mar no se ha considerado un obst√°culo para el tr√°fico, sino m√°s bien un puente. Muchas islas en los mares Egeo y J√≥nico pertenec√≠an a Grecia. Los viejos helenos asimismo establecieron colonias en Asia Menor, la zona del Mar Negro, el sur de Italia, Cerde√Īa y Sicilia, el norte de √Āfrica y el sur de Francia. Ver Hellas en el Mapa XIII, B-1; Acaya en el Mapa XIX, D-diez. I. Grecia hist√≥rica. A. Or√≠genes. Los viejos helenos remontaron su origen a la hist√≥rica Helena, de donde surgen los nombres ¬ęhel√©nico¬Ľ (que se aplicaron a s√≠ mismos) y ¬ęHellas¬Ľ (que el pa√≠s transporta hasta hoy). Entre los primeros helenos hay 4 conjuntos: aqueos, eolios, jonios y dorios. Charlaban distintas dialectos de un idioma com√ļn y ten√≠an exactamente los mismos aspectos √©tnicos. Los aqueos jugaron su mayor papel en el primer periodo, y Homero en ocasiones tiene relaci√≥n a todos y cada uno de los helenos como aqueos. Los jonios y los dorios fueron los conjuntos √©tnicos mucho m√°s esenciales en temporadas siguientes, quienes crearon, respectivamente, Atenas y Esparta, las 2 ciudades mucho m√°s resaltadas de la Grecia continental. Los jonios asimismo edificaron muchas ciudades ribere√Īas esenciales en el oeste de Asia Menor. El AT llama a Grecia ahora los helenos con el heb. Y√Ęw√Ęn, ¬ęIonia¬Ľ, quiz√°s pues los jonios eran los mucho m√°s relevantes y representativos de todas y cada una de las tribus griegas. V√©ase Java. B. Grecia tradicional. A falta de documentos escritos precedentes, la historia griega empieza en el s. VIII aC El periodo previo est√° envuelto en secreto. Ciertas leyendas y epopeyas tratan del comienzo de la edad heroica, a eso que en este momento se a√ļnan los desenlaces de las excavaciones en yacimientos prehist√≥ricos, como Micenas y Troya, que esclarecen ciertas de ellas. En el momento en que Grecia entra en la historia, la podemos encontrar dividida en muchas ciudades-estado, cada una persiguiendo sus intereses pero unidas por una cultura y un idioma recurrentes. Ocasionalmente hab√≠a guerras entre ellos, pero los juegos ol√≠mpicos, cada 4 a√Īos, serv√≠an de nexo. Grecia aparec√≠a en el horizonte del pueblo hebreo como un pa√≠s lejan√≠simo (Isa√≠as 66:19; Ezequiel 27:13, 19; Dan 8:21; diez:20; 11:2; Joel 3:6; Zac 9:13) ., a lo largo de los 2 siglos (700-500 a. C.) precedentes a las guerras de los Medici (greco-persas), sentando las bases de la literatura, la arquitectura, el arte y la filosof√≠a griegas, determinantes de toda la civilizaci√≥n occidental y que sirvieron de modelo a muchas siglos. El primer papel se√Īalado de Grecia en la historia mundial procedi√≥ de las guerras m√©dicas. Han comenzado en la temporada de Dar√≠o I, bastante una vez que Ciro incorporara a sus dominios las ciudades j√≥nicas (griegas) del oeste de Asia Menor que hab√≠an pertenecido a Lidia. Pero en el momento en que los persas entraron en la patria de los helenos, ese peque√Īo pueblo mostr√≥ sus mejores caracter√≠sticas. Los hasta el momento insuperables persas, que hab√≠an arrollado a las fuerzas de imperios y reinos como Media, Lidia, Babilonia y Egipto, han quedado estupefactos al padecer humillante derrota tras humillante derrota a manos de peque√Īos ej√©rcitos helenos. Que los persas pod√≠an ser derrotados qued√≥ probado en Marat√≥n (490 a. C.), entonces en Salamina, Platea, Micala y Eurymedon, y en otras peleas en los siglos siguientes. Como producto de estas guerras, las ciudades-estado griegas se unieron en el transcurso de un tiempo bajo el liderazgo de Atenea; no obstante, en el momento en que pas√≥ el riesgo, se apartaron de nuevo. Precisamente desde el 479 al 431 a. C., Atenas fue el centro de los estados helenos y experiment√≥ su edad de oro, especialmente bajo Pericles. Entonces vino la Guerra del Peloponeso (431-404 a. C.), que empez√≥ con una pelea entre Atenas y sus colonias, pero entonces incluy√≥ a todos y cada uno de los estados helenos y sus flotas, y acab√≥ con la ca√≠da de Atenas y la consiguiente supremac√≠a temporal de Esparta. (404-371 a. C.), que paralelamente fue sucedida por una corto supremac√≠a tebana (371-362 a. C.). Unos a√Īos despu√©s (338 a. C.), pr√°cticamente toda Grecia cay√≥ a cargo de Filipo de Macedonia, y poco despu√©s pas√≥ a ser parte del Imperio macedonio de su hijo Alejandro Magno. II. Imperio greco-macedonio-periodo elen√≠stico. En este nuevo papel, los griegos o helenos, en este momento unidos a sus familiares macedonios, jugaron un papel esencial en el poder mundial. Cabe indicar que la ¬ęGrecia¬Ľ que derrot√≥ a Persia (Daniel 8:20, 21) no fue la Grecia tradicional de la historia, compuesta por m√ļltiples ciudades-estado y de la que resaltaba Atenas, sino m√°s bien este Imperio heleno. -El macedonio de Alejandro, que prosigui√≥ al periodo tradicional, tras 504 Grecia propiamente esa fue absorbida por Macedonia. A. Las conquistas de Alejandro en Oriente. Alejandro Magno, un macedonio educado en Grecia, foment√≥ la difusi√≥n de la lengua y la civilizaci√≥n griega en todos y cada uno de los pa√≠ses conquistados por medios pac√≠ficos o violentos. En pocos a√Īos (334-323 a.C.) aplast√≥ a los ej√©rcitos persas de Dar√≠o III, el √ļltimo rey persa, y condujo victoriosamente a sus soldados macedonios y helenos por medio de Asia Menor, Siria y Palestina, hasta la vieja tierra del Nilo, que de manera f√°cil cay√≥ en tus manos. Entonces tom√≥ Mesopotamia y la patria persa, continuando hasta llegar al valle del Indo. Al final, sus soldados se negaron a proseguir la conquista de tierras y reinos extra√Īos. Se dedic√≥ entonces a consolidar su imperio y entablar una uni√≥n entre Oriente y Occidente, escogiendo como capital y vivienda la vieja localidad de Babilonia; pero su muerte puso fin a sus proyectos para un Imperio greco-macedonio oriental. No obstante, qued√≥ un resultado de sus conquistas: si bien sus sucesores lucharon entre s√≠ a lo largo de d√©cadas, dividiendo la herencia de Alejandro en zonas de m√ļltiples tama√Īos y fortalezas, prosiguieron fomentando la difusi√≥n de la lengua y la civilizaci√≥n griegas en el mundo entero del Mediterr√°neo oriental. . Mapa XIII. B. Civilizaci√≥n helen√≠stica. Esta cultura, que llamamos helen√≠stica para distinguirla de la civilizaci√≥n hel√©nica o tradicional que la antecedi√≥, subsisti√≥ al poder pol√≠tico de los reinos macedonios desde hace tiempo y dio forma a la civilizaci√≥n romana. Tiene por nombre helen√≠stica por el hecho de que la lengua, la civilizaci√≥n y las pr√°cticas griegas se extendieron por todo el Pr√≥ximo Oriente merced a las conquistas de Alejandro, que no fueron puramente griegas, sino m√°s bien cambiadas por las pr√°cticas macedonias de los mandatarios y la civilizaci√≥n oriental de los pueblos subyugados. Pero en la zona del Mediterr√°neo oriental, el heleno se charl√≥ pr√°cticamente universalmente, hab√≠a colonos helenos en pr√°cticamente todas partes y los pobladores precedentes admitieron las pr√°cticas griegas. (Por esa raz√≥n los jud√≠os que resistieron el desarrollo de helenizaci√≥n no distinguieron entre helenos y orientales helenizados, sino charlaron de sus contempor√°neos no jud√≠os como ¬ęhelenos¬Ľ.) C. El Imperio dividido. Este planeta helen√≠stico, conformado por Grecia, Macedonia y el Oriente helenizado, continu√≥ aproximadamente como una civilizaci√≥n greco-macedonia-oriental unificada por sus elementos helenos bastante tras haber perdido su unidad pol√≠tica. Tras la desaparici√≥n de Alejandro Magno, sus l√≠deres macedonios pusieron en el trono a su medio hermano con retardo mental Filipo y al hijo p√≥stumo de Alejandro, asimismo llamado Alejandro. Los consecutivos dirijas de estos reyes t√≠teres procuraron sostener unido el imperio, pero otros, rigiendo m√ļltiples territorios como s√°trapas del imperio, lucharon para dividirlo entre ellos. Solo pasaron 20 a√Īos tras la desaparici√≥n de Alejandro, en el momento en que el √ļltimo aspirante al poder central fue derrotado en la Guerra de Ipso (301 a. C.) por una coalici√≥n de 4 en general (Ptolomeo, Casandro, Lis√≠maco y Seleuco) que dividieron el imperio en 4 reinos. En otros 20 a√Īos, los 4 se redujeron a 3 en el momento en que Seleucus I, gobernante de la zona oriental, conquist√≥ el norte. Desde ese momento, el territorio del imperio de Alejandro entendi√≥ 3 reinos helen√≠sticos primordiales, tal como varios estados peque√Īos, inestables y de corta duraci√≥n. Estos 3 reinos, regidos por los descendientes de los en general de Alejandro, eran Macedonia (incluida Grecia), Egipto y el Imperio sel√©ucida (entonces llamado Siria, tras perder sus tierras mucho m√°s orientales); y prosiguieron hasta el momento en que el planeta helen√≠stico fue conquistado, parte por parte, por el creciente poder de Roma. Si bien Macedonia (146 a. C.), Siria (64/63 a. C.) y Egipto (30 a. C.) fueron anexadas como provincias romanas, los territorios preservaron la predominaci√≥n del pensamiento heleno. El heleno prosigui√≥ siendo el idioma de la mitad oriental del Imperio De roma. Mapa XIII. tercero La pen√≠nsula griega bajo el dominio macedonio y de roma. A lo largo del periodo helen√≠stico, la patria griega pas√≥ a manos de consecutivos mandatarios macedonios, quienes procuraron de forma exitosa parcial sostenerla bajo control. Atenas prosigui√≥ siendo conocida como l√≠der intelectual de todo el mundo heleno, pero perdi√≥ su relevancia comercial, al paso que Esparta procur√≥, sin bastante √©xito, transformarse en mandatario pol√≠tico de Grecia. El resto de la naci√≥n se incorpor√≥ en su mayor parte a entre las 2 confederaciones regionales: la Liga Etolia (que cubre la mayor√≠a de Grecia central) y la Liga Aquea (la mayor√≠a del Peloponeso). En el siglo II a. cay√≥ bajo el dominio de los romanos, que intervinieron reiteradamente en los temas helenos. En el momento en que Mummius destroz√≥ la Liga Aquea y Corinto (146 a. C.), Grecia qued√≥ bajo el dominio de Macedonia, anexada en ese instante como provincia romana. En el 27 a.C. Grecia fue estructurada como una provincia separada bajo el nombre de Acaya,* como hace aparici√≥n en el NT (salvo Hechos 20:2). 505 Heleno, Idioma. Lengua de los viejos helenos, de la familia de lenguas indoeuropeas. Los descubrimientos completados tras principios del siglo XX demostraron que hay que llevar a cabo una distinci√≥n entre el heleno tradicional (empleado por escritores como Her√≥doto) y el heleno posterior, llamado koin√©, hablado en los pa√≠ses de la parte oriental del mar Mediterr√°neo tras Alejandro. conquista.dar a conocer la lengua hacia el este. Fue a este g√©nero de heleno al que se tradujo el AT en Alejandr√≠a a lo largo de los siglos III y II a. C., una versi√≥n generalmente llamada Septuaginta (LXX), las Escrituras griegas usadas por quienes charlaban heleno en la temporada de Jes√ļs y los ap√≥stoles. Asimismo los libros del NT se escribieron en koin√©. Al emplear un lenguaje habitual, la Biblia se transform√≥ en el libro del pueblo, no en una obra literaria que pudiese atraer solo a unas realmente pocas personas muy letradas (fig. 249). Ver Escritura. 506 ALFABETO Y NUMERALES GRIEGOS CL√ĀSICOS Y B√ćBLICOS

Acaya Grecia

El Peloponeso es la enorme pen√≠nsula suspendida del resto de la Grecia continental por un ajustado istmo a una hora en veh√≠culo al oeste de Atenas. Su paisaje salvaje y monta√Īoso est√° salpicado de ruinas de palacios mic√©nicos, santuarios viejos, iglesias con frescos y tambi√©n incontables castillos medievales construidos por cruzados y venecianos. En Micenas, visite el centro de una civilizaci√≥n que domin√≥ Grecia mil a√Īos antes de la Edad de Oro de la vieja Atenas. Sube las ristras de piedra del teatro viejo mejor preservado de todo el mundo en Epidavros. Lleve a cabo un paseo por Olimpia, sede de los primeros Juegos Ol√≠mpicos. Disfrute de los incre√≠bles panoramas de la salvaje pen√≠nsula de Mani y de las cautivadoras ciudades viejas venecianas de Monemvasia y Nafplio. Y mientras que brinca de localidad en localidad, compare las ensaladas griegas y las vistas de las monta√Īas y los olivos.

Nafplio Es la primera capital de Grecia y la mejor localidad de tama√Īo medio, con un puerto agradable, un muy elegante casco viejo, una fortaleza en lo prominente de un barranco y una animada vida callejera.

Gur-baal y el nuevo reinado

Tras la desaparici√≥n de Amas√≠as, el pueblo de Jud√° tom√≥ a Uz√≠as como su nuevo gobernante. Este hombre ten√≠a solo diecis√©is a√Īos en el momento en que empez√≥ su orden, que dur√≥ cincuenta y 2.

Uzías era bien visto pues logró lo recto a los ojos de Jehová y jamás desobedeció sus estatutos. Aparte de las visiones que tuvo, fue famoso por sus victorias en las luchas contra los filisteos, creando ciudades en sus tierras. Dios le dio asistencia para ello y asimismo para terminar con los árabes que vivían en Gur-baal.

Las conquistas del rey en Gur-baal

En el momento en que el rey luch√≥ contra los √°rabes en Gur-baal, asimismo acept√≥ la compromiso de apoderarse otras zonas, como aquellas donde viv√≠an los amonitas. El hecho de apropiarse de nuevos territorios y tener un poder desmedido le part√≠a el coraz√≥n. Desde semejantes acontecimientos, se sublev√≥ contra el se√Īor.

En la Biblia diríase que Uzías entró en el templo beato del constructor y quemó incienso en el altar. Entonces los curas, que eran hombres valientes, fueron a él y le afirmaron que no le pertenecía pues era un acto del santuario que ofrecía gloria a Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *