Saltar al contenido

Cómo era la higiene de los vikingos

Eran excavaciones higi√©nicas en zonas vikingas donde se hallaron pinzas, navajas, peines y limpiadores de o√≠dos hechos con huesos de animales. Adem√°s de esto, los vikingos se ba√Īaban cuando menos una vez a la semana en aguas termales naturales.

¬ęSon las criaturas mucho m√°s descuidadas de Al√°: no se purifican tras excretar u mear, ni se ba√Īan antes de efectuar el ritual impuro del coito, ni se lavan las manos antes de comer.¬Ľ

Ibn Fadlan fue un escritor y viajero √°rabe que vivi√≥ en el siglo X. En su cr√≥nica KitńĀb il√† Malik al-SaqńĀliba sobre su misi√≥n como secretario del embajador del califa abas√≠ de Bagdad, Al-Muqtadir, para el rey de los b√ļlgaros del Volga escribi√≥ cosas como estas.

Bibliografía

Bibliografía física:

  • AMASUNO S√ĀRRAGA, MARCEINO V. Alfonso Chirino, m√©dico de los reyes castellanos. (1993). Valladolid. Ministerio de Cultura y Turismo. partido popular: 66.
  • CALVO, JOS√Č. De este modo viv√≠an en la Edad de Oro. (1994). La capital espa√Īola. Anaya. SC: 34,35.
  • CARMONA BALLESTERO, EDUARDO. (2008). Historia de Castilla: medites desde el siglo Burgos. ACEPTAR. partido popular: 135.
  • CASTELLS, LUIS. WALTON, JUAN. (novecientos noventa y cinco). La Historia de la Vida Diaria La capital de espa√Īa. Asociaci√≥n de Historia Moderna: Marcial Pons. partido popular: 103. 106.
  • DEFOURNEAUX, MARCELL√ćN. (1983). La vida diaria en la Espa√Īa del Siglo de Oro. Barcelona. Argos Vergara. partido popular: 62. 63.
  • D√ćAZ DEL CASTILLO, BERNAL. (1991). Historia ver√≠dica de la conquista de la Novedosa Espa√Īa (2). La capital espa√Īola. biblioteca de america. Historia 16. Informaci√≥n y gacetas S.A. partido popular: 476.
  • D√ćAZ DEL CASTILLO, BERNAL. (1991). Historia ver√≠dica de la conquista de la Novedosa Espa√Īa (4). La capital espa√Īola. biblioteca de america. Historia 16. Informaci√≥n y gacetas S.A. partido popular: 460.
  • ESPINOSA, ROSA MARIA. MONTENEGRO, Julia. (1997). Castilla y Portugal en los comienzos de la Edad Actualizada. Ministerio de Educaci√≥n y Cultura: Facultad. partido popular: 56. 66. 67. 68. 69.
  • GREUS, JES√öS. De esta manera se viv√≠a en Al-Andalus. (1988). La capital espa√Īola. POR EJEMPLO. Anaya. partido popular: 36. 38.
  • LUCENA SALMORAL, MANUEL., y otros. Historia de Am√©rica Latina. Volumen II. Historia actualizada. (2002). La capital de espa√Īa. Inconvenientes de la silla. Conjunto Anaya S.A. Sociedad Estatal para la Ejecuci√≥n de Programas del Quinto Centenario. p√°gs: 284-286.
  • DE SAHAG√öN, BERNARDINO. Historia general de las cosas en la Novedosa Espa√Īa. Tomo 1. Robredo, P. M√©xico. 1938. partido popular: 230.
  • THOMAS, HUGH. El imperio espa√Īol. De Col√≥n a Magallanes. (2003). Barcelona. Editorial Mundo S.A. partido popular: 603. 618. 619.
  • ZARAGOZA, GONZALO. Con rumbo a las Indias. (1989). La capital de espa√Īa. Compilaci√≥n Vida Diaria. Conjunto Anaya S.A. partido popular: 28. 32.

Conejos

Los conejos se consideran ‚Äúanimales de compa√Ī√≠a‚ÄĚ pues son animales suaves, tiernos y sociales que tienden a conformar importantes v√≠nculos con sus due√Īos. ¬°Sin nombrar que son impresionantemente bonitos! Tampoco precisan mucha atenci√≥n o ejercicio. Esto los transforma en el ajuste especial si precisa un amigo tierno y de bajo cuidado que brincar√° de forma directa a su regazo. Otra virtud es que los conejos tienen una vida √ļtil largu√≠sima, con lo que no deber√°s inquietarte por despedirte de tu compa√Īero peludo a corto plazo.

Lo destacado de los caballos en miniatura es que son‚Ķ bueno‚Ķ ¬°miniaturas! Esto quiere decir que consigues las caracter√≠sticas calmantes y nutritivas de un caballo de tama√Īo terminado sin la necesidad de transformar tu casa en un establo. Los caballos en miniatura son en general criaturas distendidas, lo que los transforma en un enorme compa√Īero para ocasiones agobiantes. Los caballos en miniatura asimismo se unen a trav√©s del tacto, con lo que se aconseja acariciar su despacio pelaje y crines en el momento en que necesite algo de consuelo. Asimismo van a ser una aceptable fuente de motivaci√≥n para realizar algo de ejercicio y prosperar su estado an√≠mico, en tanto que los caballos miniatura precisan estirar sus patitas ocasionalmente.

‚ÄúSe cuenta en la cr√≥nica atribuida a Juan de Wallingford que los daneses, merced a la pr√°ctica de peinarse todos y cada uno de los d√≠as, ba√Īarse todos cada s√°bado y mudarse de ropa de manera regular, lograban socavar la virtud de las mujeres casadas y hasta cautivan a las hijas de los nobles a fin de que sean sus amantes‚ÄĚ

todos todos los s√°bados y cambi√°ndose de ropa de forma regular, lograban socavar la virtud de las mujeres casadas e inclusive cautivar a las hijas de los nobles a fin de que fuesen sus amantes.

En el lado totalmente contrario podemos encontrar al popular cronista árabe Ibn Fadlan, quien, como vimos en entradas precedentes, definió a los escandinavos como “Vikingos altos como palmeras datileras. Puedes observar la descripción completa cliqueando en el link. No obstante, si sus atributos físicos lo sorprendieron para mejor, sus hábitos de higiene lo escandalizaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *