Saltar al contenido

Cu√°l fue el primer rebelde en la Biblia

Fue el primero en establecerse como h√©roe entre los hombres tras el Diluvio (es atrayente ver que el nombre ¬ęNimrod¬Ľ significa rebelde seg√ļn el Diccionario de la Santa Biblia, p. 459).

Cualquier persona que lea la Biblia con la guarda baja ahora est√° con un inconveniente en la primera p√°gina: justo al principio del libro del G√©nesis, se encara no solo a 2 cuentos de la creaci√≥n de todo el mundo, sino m√°s bien asimismo a revela que son contradictorios. En verdad, G√©nesis 1 cuenta la historia que en tantas ocasiones o√≠mos en el momento en que √©ramos peque√Īos, seg√ļn la que al comienzo de los tiempos todo era ca√≥tico y vac√≠o, hasta el momento en que Dios decidi√≥ poner orden en ese caos. Antes de comenzar a trabajar, como todo obrero, la primera cosa que hac√≠a era prender la luz (Gn 1,3). De ah√≠ que en el primero de los d√≠as de la creaci√≥n nacieron las ma√Īanas y las tardes. Conque decidi√≥ poner un techo sobre la tierra a fin de que las aguas del cielo no la inundaran. Y cre√≥ el firmamento (Gn 1,6). Al notar que la tierra era una mezcla fangosa, sec√≥ una secci√≥n y dej√≥ mojada la otra, con lo que se dieron a conocer los mares y el conjunto de naciones (Gn 1,9). Consecutivamente, con su vigorosa palabra, adorn√≥ las diferentes capas de esta obra arquitect√≥nica con estrellas, sol, luna, plantas, p√°jaros, peces y r√©ptiles. Al final, como corona gloriosa de todos, form√≥ al hombre, lo destacado de su creaci√≥n, al que form√≥ a su imagen y semejanza. Conque decidi√≥ reposar. Hab√≠a desarrollado a alguien que pudiese hacer su labor (Gn 1, 11-2, 3). Ese trabajo tom√≥ seis d√≠as. Y todo se encontraba bien hecho.

Lo mismo otra vez Pero en el momento en que vamos a G√©nesis 2 viene la sorpresa. Es tal y como si nada de eso hubiese pasado. Volvemos a estar en el vac√≠o total, donde no hay plantas, ni agua, ni hombres (Gn 2,5). Dios regresa a manifestarse en escena y se pone a trabajar. Pero en esta ocasi√≥n es muy distinta. En vez de la deidad solemne y grandiosa, en este momento podemos encontrar una deidad con aspectos considerablemente m√°s humanos. Recrea al hombre, pero no a la distancia y con el f√°cil orden de su palabra, pr√°cticamente sin contaminarse, como antes, sino lo moldea con el polvo de la tierra, le sopla en la nariz y de este modo le da vida (Gn 2,7) . Entonces, por segunda vez, se se√Īala la capacitaci√≥n de plantas, √°rboles y animales. Y para hacer a la mujer en este momento utiliza un procedimiento diferente. Pone al hombre a reposar, quita una costilla, llena el orificio sobrante con carne y le da forma a Eva. Entonces se la muestra al hombre y se la da como compa√Īera. En este punto uno se pregunta: ¬Ņpor qu√© raz√≥n si en G√©nesis 1 ahora ten√≠amos el planeta entero, en G√©nesis 2 debemos regresar a crearlo? ¬ŅAsegura la Biblia que hubo 2 producciones al comienzo de los tiempos?

Est√° mal sublevarse contra lo que es acertado.

  • 1 Samuel 15:23a Pues como pecado de adivinaci√≥n es la rebeli√≥n, y como √≠dolos y tambi√©n idolatr√≠a la obstinaci√≥n.
  • Santiago 4:17 Y el que sabe llevar a cabo el bien y no lo realiza, comete pecado.
  • 1 Samuel 8:19 Pero el pueblo no escuch√≥ la voz de Samuel, y afirmaron: No, sino va a haber rey sobre nosotros.
  • Nehem√≠as 9:16,17a,26a Pero ellos y nuestros progenitores fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus mandamientos. 17a No escucharon, ni se acordaron de tus maravillas que hiciste con ellos; antes que endurecieran el cuello. 26a Pero ellos les provocaron a furia, y se sublevaron contra nosotros, y echaron vuestra ley a sus espaldas.
  • Isa√≠as 30:1 ¬°Uy de los hijos perdidos, afirma Jehov√°, para continuar el consejo, y no el m√≠o! agregando pecado al pecado!
  • Jerem√≠as 32:33 Y volvieron atr√°s mi cuello, y no mi rostro; y en el momento en que les ense√Īaba temprano y sin cesar, no escuchaban para recibir correcci√≥n.
  • Jerem√≠as 44:16 La palabra que nos has hablado en el nombre de Jehov√°, no la oiremos de ti.
  • Zacar√≠as 7:11 Pero ellos no desearon o√≠r, sino volvieron la espalda y se taparon los o√≠dos para no o√≠r.
  • Mateo 23:37 ¬°Jerusal√©n, Jerusal√©n, que matas a los profetas y apedreas a los que te son mandados! ¬°Cu√°ntas ocasiones dese√© agrupar a tus hijos, como la gallina junta a sus pollos bajo las alas, y no deseaste!
  • Hechos 7:51-53,57,59a ¬°Cabezotas de cerviz y tambi√©n incircuncisos de coraz√≥n y de o√≠dos! Siempre y en todo momento resist√≠s al Esp√≠ritu Santurr√≥n; como nuestros progenitores, de este modo sois nosotros. 52 ¬ŅA cu√°l de los profetas no persiguieron nuestros progenitores? Y mataron a los que han comunicado la venida del Justo, cuyos libertadores y asesinos fuisteis en este momento; 53 nosotros que recibisteis la ley por orden de la ciudad de los √°ngeles, y no la guardasteis. 57 Entonces se taparon los o√≠dos con un enorme grito y se publicaron juntos hacia √©l. 59a Y lapidaron a Esteban.

Un doble mandamiento

Con las expresiones de Deuteronomio 6, el Se√Īor invita a su pueblo a rememorar todos y cada uno de los recursos que recibieron de √©l, particularmente la posesi√≥n de una tierra: ‚Äú Escucha, ya que, Israel, esfu√©rzate por llevar a cabo lo que te va a hacer feliz y basto en la tierra que mana leche y miel, como el Se√Īor, el Dios de tus progenitores, te lo dijo‚ÄĚ (Dt 6, 3). La escucha-memoria de la cr√≥nica de la salvaci√≥n deja entonces corresponder al amor. Adem√°s de esto, la confesi√≥n del Dios √önico est√° relacionada al recuerdo de su precauci√≥n amoroso. Entonces viene el mandamiento concreto: ¬ęAmar√°s al Se√Īor tu Dios…¬Ľ. San Juan lo expresar√° con expresiones expl√≠citas: ¬ęNosotros amamos por el hecho de que √©l nos am√≥ primero¬Ľ (1 Jn 4, 19).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *