Saltar al contenido

Por qu茅 la dictadura persigui贸 fuertemente a estudiantes

Entre los 谩mbitos poderosamente perseguidos por la dictadura fue el de los j贸venes y alumnos, quienes desde el desenlace de la Segunda Guerra Mundial se han consolidado en todo el mundo como un conjunto sin dependencia, actor popular consciente y con enorme encontronazo pol铆tico. vida de este pa铆s.

El 16 de septiembre de 1976, a pocos meses de la toma del poder en Argentina por el 煤ltimo golpe civil-militar, se generaron diez raptos y desapariciones de alumnos secundarios que militaban en distintas agrupaciones pol铆ticas en la localidad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires.

Todo comenz贸 en el momento en que en el a帽o previo, 1975, se hicieron una secuencia de reclamaciones para hallar la sanci贸n y puesta en marcha del billete de estudiante. Este logro se considera entre las mayores victorias del movimiento acad茅mico a lo largo del gobierno de Isabel Per贸n, viuda de Juan Domingo Per贸n, quien acept贸 la presidencia tras su muerte.

Terrorismo de Estado contra alumnos

El 16 de septiembre se cumplen 40 a帽os de La Noche de los Lapiceros, en el momento en que la dictadura rapt贸 y tortur贸 a siete componentes de secundaria en La Plata, seis de los que prosiguen en sitio desconocido . Estas acciones formaban una parte de un plan de exterminio contra la militancia de izquierda (marxista o peronista), tanto en el movimiento obrero, acad茅mico y habitual como en la intelectualidad.

Para comprender por qu茅 raz贸n el gobierno de la provincia de Buenos Aires y su polic铆a, a cargo del Coronel Ram贸n Camps y su colaborador Miguel Etchecolatz, pusieron en marcha sus Comandos T谩cticos de Operaciones y tambi茅n Indagaciones (como llamaban a sus conjuntos de tareas) sobre los jovenes que demandaban pasaje acad茅mico, persigui茅ndolos y llev谩ndolos a un horrible cautiverio en Po莽o Banfield, hay que comprender que los alumnos eran un prop贸sito prioritario de quienes se plantearon 鈥渞eorganizar鈥 la Argentina.

El 鈥淧ozo Banfield鈥 est谩 situado en la intersecci贸n de Siciliano y Vernet en Lomas de Zamora. A lo largo de la 煤ltima dictadura, entre 1976 y 1983, funcion贸 como Centro Furtivo de detenci贸n, tortura y exterminio de la Brigada de Indagaciones de la Zona Metropolitana. Adem谩s de esto, fue empleado para la detenci贸n ilegal de personas por la parte de la organizaci贸n paramilitar 鈥淭riplo A鈥 (Coalici贸n Anticomunista Argentina) en tanto que seg煤n el Fichero Nacional de la Memoria de la Secretar铆a de Derechos Humanos de la Naci贸n, en este rinc贸n continuaban secuestradas 350 personas. quienes fueron perseguidos por su militancia pol铆tica, popular y sindical. Varios de ellos prosiguen desaparecidos.

Es un edificio de 2 pisos con paredes grises descoloradas donde puedes observar murales recientes en tonos vibrantes. Hay pa帽uelos blancos que decoran el suelo, las paredes y la calle. Asimismo hay lapiceros dibujados en postes de luz pr贸ximos y avisos, hechos con t茅mpera y acr铆lico que dicen 鈥30.000鈥, 鈥淛am谩s mucho m谩s鈥, 鈥淟os lapiceros prosiguen escribiendo鈥.

En 2006, el espacio de El Pozo fue cedido a la Secretar铆a de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires para transformarlo en un Espacio de Memoria y Promoci贸n de los Derechos Humanos. Hoy d铆a, por ejemplo ocupaciones, la Mesa de Trabajo por la memoria organiza visitas guiadas para institutos y entidades. El edificio se puede conocer relativamente, solo en la planta baja, debido a medida judicial que inspecciona los cr铆menes de lesa humanidad realizados all铆. El 谩mbito del primer piso ha negado el paso mientras que sigue el juicio, con el objetivo de proteger la escena.

5 comentarios en 芦Por qu茅 la dictadura persigui贸 fuertemente a estudiantes禄

  1. 隆Qu茅 terrible y triste realidad la que vivieron los estudiantes durante la dictadura! Es importante recordar y reflexionar sobre estas atrocidades para evitar que vuelvan a ocurrir.

    1. 驴Inaceptable? 驴Qu茅 esperabas? En una dictadura, la persecuci贸n de los opositores es moneda corriente. 驴Acaso pensabas que ser铆an flores y abrazos? Abre los ojos y enfrenta la realidad.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *