Saltar al contenido

Qu茅 pas贸 con el perro de Salom贸n

Tras pasar unos d铆as en el cuerpo de Salom贸n, decidi贸 que era hora de ser de nuevo un hombre, 隆pero no pod铆a rememorar el trabalenguas! Entonces tom贸 la manera de un perro. Ciertos aseguran que al final recobr贸 su cuerpo y acab贸 sus d铆as con la dama. Otros, que muri贸 como un perro.

Seg煤n la Biblia, el rey Salom贸n fue iluminado por Dios y recibi贸 sabidur铆a y comprensi贸n. De este modo logr贸 gobernar a Israel y ofrecer excelencia a su pueblo. A Salom贸n se le asigna en las Sagradas Escrituras un sinn煤mero de C谩nticos, el Cantar de los Cantares y el Libro de la Sabidur铆a, pero seg煤n la tradici贸n negada por la Iglesia, Salom贸n asimismo habr铆a escrito un manual para invocar a los seres del mucho m谩s all铆.

Un impuesto a la lealtad

Un anacronismo que 鈥渘i trabaja ni hila鈥; Semeja un tanto duro meditar que un perro no es mucho m谩s que eso. Y la opini贸n de Bierce precisamente no es la primera opini贸n desfavorable de este animal. Perm铆tanme referirme a un fragmento de una vieja obra de sabidur铆a griega, persa y tambi茅n isl谩mica que, por cortes铆a de los 芦Hermanos de la Pureza禄 (Ijw膩n al-峁f膩’), se fusion贸 en 芦La disputa entre los animales y el hombre禄. De esta forma, los 芦Hermanos禄 afirman: 芦… Solo la afinidad de sus letras y n煤meros y caracter铆sticas, las cosas deseables y agradables para comer y tomar que hallaron entre ellos, la avaricia, la gula y la codicia que est谩n en sus naturalezas y otras afines caracter铆sticas objetables que asimismo hay entre los hombres y de las que los animales est谩n libres… La ruindad, la pobreza, la pobreza, la vileza y la avaricia est谩n juntas en ellos, por el hecho de que en el momento en que ven en las manos de hombres, mujeres o peque帽os, un mendrugo de pan, una fruta o un tentempi茅, de qu茅 manera lo aguardan y prosiguen meneando la cola, sacudiendo la cabeza, mir谩ndose las pupilas hasta el momento en que alguien se compadece de ellos y les tira algo, conque vas a ver de qu茅 manera corren hacia apresarlo, temiendo que otro los alcance!Todos estos son letras y n煤meros reprochables que hay en el hombre y en los perros.La afinidad de estos letras y n煤meros y naturalezas es lo que llev贸 a los perros a separarse de su clase, las fieras, y a resguardarse entre los hombres, transform谩ndose nosotros asistentes contra los de su clase.

Semeja, entonces, que de esta forma fue como los perros se apartaron de los de su clase, y se transformaron en nuestros 鈥渕ejores amigos鈥 (n. en el trato humano, siempre y en todo momento he detestado esa expresi贸n: indica cooperaci贸n antisocial y marginaci贸n para los que no tienen la 芦fortuna禄 de pasar el control de calidad y tener ese t铆tulo de nobleza a ojos de otra persona (tengo amigos, no 芦mejores禄 amigos), creando un v铆nculo con nosotros (particular, 煤nico y normalmente positivo). lo que Hartman ha dicho sobre la amistad se aplica a los perros, que supone 芦la abrogaci贸n del inter茅s propio y la transferencia del inter茅s del otro al beneficio de uno禄. , justificando un trato diferente y altruista. Y Calsamiglia, en Cuestiones de Lealtad, afirma exactamente: 芦la lealtad es parasitaria de su objeto. Puede ser leal a un elemento sin valor禄 (si tu perro quiere , no significa siempre que seas un 贸ptimo tipo). Y de esta forma, mientras que el perro (en lugar de unas croquetas y un recorrido per铆odico de 200 metros) puede venir a conocer a Buda, a Al谩, a Shiva, a Vishnu, a Yahv茅, a San Roque, o a la sagrada Hip贸stasis que hay en todos nosotros, uno puede ver en su perro una reuni贸n con la existencia de: Frida, Laika, Lasie, Rin Tin Tiin, Toto, Scooby, Goofy, Snoopy, Nipper (de RCA), Flike (de Umberto D), y hasta 鈥渆l papafrit鈥 de Pluto (Cf. .Mafalda).

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *