Saltar al contenido

Cómo evitar el parloteo de la mente

La pr√°ctica del mindfulness es un ejercicio b√°sico que te puede asistir no solo a batallar el parloteo mental incesante, sino m√°s bien asimismo a tomar conciencia de sus contenidos.

¬ŅPara qu√© exactamente sirve la meditaci√≥n?

Al aquietar y aliviar los pensamientos, la meditaci√≥n calma y tranquilidad las conmuevas. Pensamiento y emoci√≥n van de la mano. La cabeza evoca recuerdos lacerantes, intranquilidades, intranquilidades sobre el futuro, proyect√°ndose sin cesar anteriormente y el futuro. Llevarlo a cabo l√ļcida conmuevas como remordimiento, culpa, furia. En un incesante ir y venir, sostenemos escondes tensiones, angustias y temores sin poder expresarnos ni fluir.

En el momento en que la cabeza entra en meditación, las conmuevas experimentan una exclusiva sensación de paz. Si bien brotan pensamientos que conducen a conmuevas, el meditador puede observarlos sin meterse o identificarse con ellos, como un espectador. Logramos ofrecer espacio para guardar lo que hay en nuestro planeta interior sin negarlo ni enmascararlo y tenemos la posibilidad de ver este contenido como pasajeros curiosos explorando distintas sendas o panoramas. En este estado de sencillamente ver y estar en el instante presente, adoptamos una actitud de apertura libre de contracciones o proyecciones. Como resultado, el hábito de evocar conmuevas se disuelve con la práctica. Los pensamientos se ven como nubes que flotan en el cielo y son sustituidos por un sentimiento de ecuanimidad que solo es viable en el momento en que uno está en paz consigo. Nuestra sabiduría natural trata de digerir y también integrar cada aspecto sin precisar negarlo.

No precisas un espacio particular para ello. Un espacio lum√≠nico en tu dormitorio, con luz natural y que te deje sentarte en el suelo, es bastante. Se aconseja que sea un espacio relajado donde no logre ser interrumpido. Tampoco es requisito que adoptes situaciones que te resulten inc√≥modas. Con la pr√°ctica, hallar√°s tu situaci√≥n ideal. Pero puedes llevarlo a cabo en una silla o coj√≠n. La manera que te resulte mucho m√°s c√≥moda y te deje concentrarte. No obstante, no es conveniente practicarlo tumbados, en tanto que tenemos la posibilidad de ingresar en un estado de relajaci√≥n absoluta y conciliar el sue√Īo. Es excelente, pero no es meditar.

Empieze con sesiones de quince a veinte minutos. Conforme progrese su pr√°ctica, alargue el tiempo a media hora. Mucho m√°s de media hora necesita una pr√°ctica mucho m√°s experimentada. Para no estar pendiente de la hora, emplea el despertador a fin de que te avise en el momento en que llegues en el momento establecida. En el momento en que medites, tu cabeza empezar√° a quejarse y hallar√° cien tareas fundamentales que llevar a cabo. Es una parte del desarrollo. Respira y mantente enfocado.

De qué forma reconectar con la vida

Bueno, hay m√ļltiples m√©todos y disciplinas para reconectar contigo y con la vida: meditaci√≥n, mindfulness,… Deseo ser menos ambicioso y por el momento, mi desaf√≠o va a ser sencillamente percatarme de que estoy atrapado en mi charla mental y, en consecuencia, estoy desconectado de lo que ocurre ah√≠ fuera, o sea, de la vida. ¬ŅDeseas procurar dec√≠rmelo?

¬°Buen viaje!

Monkey Mind

No es requisito meditar para ser consciente. Jon Kabat-Zinn, l√≠der mundial en entrenamiento de atenci√≥n plena para inconvenientes cl√≠nicos, define la atenci√≥n plena como ¬ęprestar atenci√≥n de una forma especial, en el instante presente y sin evaluar¬Ľ.

En el momento en que nos juzgamos a nosotros por tener pensamientos, comenzamos a obsesionarnos con ellos… tu cabeza.

No es sencillo mantenerse en silencio

Y no me refiero al hecho de que nos esmeramos por mantenerse en silencio y percibir a quienes nos charlan en vez de apresurarnos a mostrar nuestra opinión. Lo que, a propósito, asimismo es bien difícil para nosotros.

Quiero decir que un silencio que va considerablemente más allí, bien difícil de sostener aun en el momento en que nos encontramos físicamente solos. Aun entonces, proseguimos interaccionando con el resto, recordando diálogos pasadas o fantaseando con diálogos futuras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *