Saltar al contenido

Cómo Prendian el fuego los gauchos

Este horno se montaba cerca de una interfaz circular de tierra apisonada cerca de la que se edificaba una suerte de valla, con huesos de carac√ļ clavados al suelo, viejas ruedas de carreta o adobes, que no dejaban la expansi√≥n del fuego. aparte de tranquilidad.

Ah, Argentina, con su querida Buenos Aires, su dios pagano Maradona, su ranchito amenazador y su tango con tanta melancolía como ortodoxia. Asimismo con su tropa de genios, idiotas y gilipollas, y naturalmente, con un asado universal que es bastante para sacarle el pecho. Muchos son los clisés y las etiquetas que los temas de Eva Perón exportaron al mundo con tanto juicio y acento musical. Escasas etiquetas hay tan alegres y jugosas como sus reconocidas carnes a la brasa. Su forma de asar difiere, afirmemos, de la europea, tal como el régimen de los cortes y el nombre de cada uno. Estos matices dan pie a otro largo articulo que emprenderemos en poco tiempo. Paciencia. En esta sección primera profundizamos en el origen de ese sabroso y también intransferible fuego fatuo.

Es conveniente apuntar las ra√≠ces de esta humeante historia para aclarar ciertos conceptos y fundamentar esa pasi√≥n argentina que afirma que ¬ętodo animal que anda va al pincho¬Ľ: entonces, ¬Ņde d√≥nde sale una manada tan enorme de viene el ganado? En el momento en que el noble vasco Juan de Garay hizo la segunda fundaci√≥n de la presente capital del pa√≠s (en torno a 1580), ahora pastaban mucho m√°s de un mill√≥n de cabezas de ganado en las presentes provincias de Buenos Aires, C√≥rdoba, La Pampa y Santa Fe. se hab√≠a reproducido exponencialmente en solo un siglo desde su hallazgo. De manera permanente a caballo, el gaucho criollo forj√≥ su identidad y de esta forma hall√≥ la forma de ganarse la vida en las vastas y sucias extensiones subdesarrolladas. Mismas pr√°cticas prosiguen el d√≠a de hoy sus compatriotas. Tomando mate y devorando prote√≠nas. Aun el naturalista selectivo Converses Darwin se fascin√≥ de la manera en que los argentinos de el d√≠a de hoy idolatran la carne. A prop√≥sito, el ganado vagabundo era solo del sol y las nubes, y

Asado en Argentina

Desde La Quiaca hasta Ushuaia a la mayor parte de los argentinos nos chifla el asado. Un tueste que siempre y en todo momento evoluciona. En sintonía con las tendencias, consumos, ideologías, economías y curiosidades distintas, este tradicional local altera elementos y maneras de cocinar, alén de la furia de los tradicionalistas de turno.

Los m√°s destacados asadores de Buenos Aires lo saben y detallan estos cambios en sus men√ļs. ‚ÄúEs muy distinta en Capital Federal que en el interior‚ÄĚ, afirma Santiago Garat, un entrerriano que estuvo un buen tiempo en Uruguay, pero bien asentado en Buenos Aires. Garat -sus amigos lo llaman ¬ęel guri¬Ľ- dirige la cocina de Corte, de los mejores asadores de Buenos Aires.

Al comienzo del asado, el argentino unicamente se comi√≥ la lengua…

S√≠, escuchaste bien…, el gaucho solo us√≥ la lengua de res y no se comi√≥ la carne, ¬Ņlo viste? Mataban las vacas para comer sus lenguas, que asaban sobre brasas. Otras partes que se pod√≠an querer eran el caracus o la medula del hueso, y que se revolv√≠an con un palo, aliment√°ndose de esa apreciada substancia. Pero lo inaudito fue ver como mataban a la vaca para sacarle las v√≠sceras y todo el sebo que mezclaban con la panza y despu√©s, con una brasa o un trozo de esti√©rcol seco de exactamente las mismas vacas, le prend√≠an fuego para tener un gusto incre√≠ble. luz ecol√≥gica. ..

El gaucho siempre y en todo momento transporta consigo un óptimo cuchillo, que era su instrumento mucho más apreciado y, indudablemente, de enorme valor, ya que servía tanto para comer el asado para recortar ramas, trabajar ellos, o para otros objetivos, tareas, así como arma de defensa o ataque.

¬ŅDe qu√© manera ha de ser la hoguera?

Aire: todos y cada uno de los fuegos tienen que tener una aceptable ventilaci√≥n. Elementos de combusti√≥n (mecha, le√Īa, troncos). Calor: ha de ser bastante para comenzar el desarrollo de combusti√≥n, as√≠ sea por concentraci√≥n de rayos UV, utilizando una lupa, o por reacci√≥n qu√≠mica, utilizando una caja de polvo.

¬ŅDe qu√© forma ha de ser Fogon?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *