Saltar al contenido

Cómo se llaman los dioses mitad animal mitad humano

Un centauro era una criatura de la mitología griega, mitad hombre, mitad caballo. La cabeza, los brazos y el torso eran humanos y estaban unidos por la cintura al cuerpo y las piernas de un caballo.

Una inmensidad de libros, películas o leyendas que viajan de boca en boca cuentan historias de seres mitológicos del mar y sus aguas. Desde los cuentos de horribles monstruos marinos, que destrozaban navíos y a los marineros que navegaban en ellos, hasta las historias de sirenas, que encantaban con sus cantos a las tripulaciones para arrastrarlas a un horrible final, han subsistido al paso del tiempo. los siglos

Esta semana les acercamos una lista de diez criaturas marinas mitológicas que aguardamos les sorprendan. Les animamos, una semana mucho más, a formar parte y dejarnos nuestros vídeos y comentarios.

Capacidades particulares

A√ļn de este modo, hay un procedimiento para la disparidad del s√°tiro. Son incre√≠blemente talentosos con los instrumentos y tienen la posibilidad de generar armon√≠as tan hipn√≥ticas en sus flautas y flautas que otra gente, e inclusive animales, se ven forzados a sumarse. Tambores y tambores de metal asimismo se tienen la posibilidad de percibir en su scrum musical. Asimismo son bailarines fecundos, y ciertos de sus bailes tienen prop√≥sitos rituales que asisten a que los cultivos medren o apaciguan a los dioses.

¬ŅQui√©n o qu√© es el uturuncu?

Semeja un hombre corriente, un citadino mucho m√°s. Lleva raz√≥n, saluda a todos y tiene trabajo. No obstante, transporta un collar que no es de metal ni de lona, sino m√°s bien de piel de animal. Este objeto le deja transformarse, a lo largo de la puesta del sol, en un felino sanguinario y arriesgado, popular como ¬ęuturuncu¬Ľ. Se distingue del jaguar o gato mont√©s por tener una peculiar caracter√≠stica f√≠sica: la quinta garra en las patas. Todos y cada uno de los animales tienen 4, pero √©l tiene cinco como la gente, pues es un humano que se transforma en animal.

Cuenta la historia de historia legendaria que al atardecer vaga por el campo en pos de presas a las que comer desaforadamente. El uturuncu elige que su presa sea un humano. Escoge morder a quienes están solas en los caminos boscosos. Tiene una enorme fuerza, ferocidad y también sabiduría. Su territorio favorito es la provincia del Chaco. Es entonces en el momento en que se cuentan mucho más historias sobre este ser mitad humano, mitad animal.

Segunda generación de dioses

La segunda generaci√≥n de dioses consisti√≥ en el pante√≥n del Monte Olimpo. Estos dioses se definen por sus relaciones en una composici√≥n familiar patriarcal. Los dioses son inmortales, pero no han existido desde hace tiempo. Cada uno tiene un origen predeterminado en un esquema geneal√≥gico, que frecuentemente ense√Īa los inconvenientes y hechos que atraviesan en su cr√≥nica.

Los primordiales dioses olímpicos son:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *