Saltar al contenido

Cu√°nto te pagan por transportar droga

El salario en ocasiones no sobrepasa los $200 por mes, en dependencia de las condiciones.

Vencer en el negocio de las drogas es tan simple o bien dif√≠cil como el nivel que desees jugar. ‚ÄúDe qu√© manera hacer dinero vendiendo drogas‚ÄĚ es una gu√≠a de orientaci√≥n que se proyecta estos d√≠as en el Festival de Cine de Tromso en Noruega. El directivo Matthew Cooke te sumerge de forma directa en la historia y te muestra a ciertos tipos que saben lo que hacen y tienen tantas cicatrices como tatuajes. En cuesti√≥n de minutos comienzas a meditar que 50 Cent es buen tipo. Pero al menos se lo espera y sin excusas excesivas, el reportaje expone cuestiones primordiales sobre los aut√©nticos provecho de mantener una extendida y costosa guerra contra las drogas. Naciste en el vecindario o en la familia equivocada, la sociedad no est√° preparada para sugerirte un prop√≥sito en la vida, con lo que decides cultivar mariguana en el hogar. Con agua, electricidad y una aceptable l√°mpara puedes vivir con $3,000 por semana. Para continuar continuando en el juego precisar√°s saber bien el tablero sobre el que te mueves, entender que como pe√≥n no te resulta conveniente irritar las piezas de categor√≠a superior, rodearte de personas que te cuiden y ser realmente , muy imaginativo para esconder drogas, hu√≠r de una redada policial o reducir las ineludibles condenas. Cooke exhibe ejemplos pr√°cticos de todo lo mencionado. Primeramente, aborda el tema con determinada iron√≠a, recurriendo al lenguaje visual de un juego de plataformas con sus niveles diferentes de contrariedad. De esta manera ense√Īa de qu√© manera marcha el negocio, de qu√© manera y por qu√© raz√≥n se comienza a comerciar con mariguana, qui√©n se pasa a la coca√≠na, a ser vendedor local o a transformarse en directivo general de una compa√Ī√≠a de importaci√≥n y exportaci√≥n (o sea, un narcotraficante en todo el mundo). No es al azar que pr√°cticamente todos los que presencian tiendan a ser tr√°gicos. Gente grandilocuente en el charla y movimientos exagerados, pero que conocen y op√≠nan el negocio mediante la autoridad que les da ser abogados, polic√≠as, narcotraficantes, raperos o sencillamente Susan Sarandon, que jam√°s precis√≥ permiso para opinar sobre nada. Si bien la pel√≠cula no es un mero razonamiento en pos de la legalizaci√≥n de las drogas, arguye que la independencia individual puede ser menos perjudicial para el colectivo. ¬ŅQu√© se logr√≥ con la prohibici√≥n de los a√Īos 20 aparte de producir crueldad en las calles y enriquecer a gente como Al Capone? Pertence a las muchas cuestiones en un reportaje que se enfoca en un sistema pol√≠tico que gasta mucho m√°s dinero creando c√°rceles que academias y se niega a conocer sus medidas triunfantes contra una sustancia legal como el tabaco. Ser pol√≠tico y dedicar capitales millonarios a achicar las mafias que se produjeron en torno al prohibicionismo es muy habitual entre los votantes, y marcha realmente bien como cortina de humo o arma arrojadiza contra los lobbies contrincantes (‚ÄúLa mariguana transporta a la homosexualidad y al vih‚ÄĚ, recuerda la pel√≠cula que se rod√≥ contada en los a√Īos 80 del gobierno de Ronald Reagan¬Ľ). Pero es la polic√≠a la que debe lidiar con estas bandas, si bien cometan fallos o terminen transgrediendo la ley. Mucho m√°s que una gu√≠a, ¬ęDe qu√© forma hacer dinero vendiendo drogas¬Ľ es un compendio de verdades inc√≥modas contadas con un agudo sentido del diversi√≥n

Un original estudio apoyado en sentencias judiciales espa√Īolas lanza una dolorosa y reveladora luz sobre qui√©nes son, de d√≥nde vienen, cu√°nto ganan y de qu√© manera bastante sus ‚Äúmulas‚ÄĚ que se animan a transportar coca√≠na ubicaci√≥n de producci√≥n normalmente vende el producto terminado a un cliente local, llamado ¬ęsalvador¬Ľ. Los rescatistas adquieren pasta de coca en m√ļltiples sitios. Tras amontonar m√ļltiples kilogramos, lo hacen transportar fuera del Chapare, en general por jovenes o integrantes de la enorme poblaci√≥n n√≥mada que siempre y en todo momento busca trabajo. As√≠ sea caminando, por carretera o por r√≠o, los transportistas tiene t√°cticas originales para ocultar las drogas para pasar o eludir los controles policiales. La pasta de coca se oculta en los cuadros de las puertas de los coches, bajo camiones llenos de naranjas, se envasa en latas de leche en polvo o se pega en el est√≥mago de la gente. Ciertos llevan la misa caminando hasta la localidad de Cochabamba, un viaje de cinco d√≠as con peligro de hurto. La pasta de coca llega asimismo al norte, por los r√≠os, hacia el departamento del Beni.

La pasta de coca todavía precisa ser refinada en cocaína pura cristalizada (clorhidrato de cocaína), pero este es un desarrollo complejo que necesita mucho más capacidad, equipo y químicos costosos que son bien difíciles de conseguir. Una gran parte de la pasta de coca de Bolivia se refina fuera del país, más allá de que se descubrieron laboratorios en las llanuras del este de Bolivia y en varias zonas urbanas. Las incursiones policiales mostraron que ciertos de estos laboratorios tienen hasta treinta personas, operaciones muy dispares a las toscas entidades de producción de pasta de coca del Chapare.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *