Saltar al contenido

Qué significa salmos 128 1

La auténtica felicidad del hombre está en tener miedo a Dios pues quien verdaderamente saca el máximo beneficio de la vida es el que reconoce a Dios en todos y cada uno de los campos de su historia y anda en la obediencia a Su Palabra. Dios bendice a los que le se preocupan. La bendición de Dios va alén de lo material, comienza en el hogar.

Josu√© present√≥ 2 opciones al pueblo, o serv√≠an a dioses paganos y extranjeros o al Se√Īor, como √©l hab√≠a decidido llevarlo a cabo (Josu√© 24:15). Tengamos en cuenta que √©l era el l√≠der, el ungido para apoderarse la Tierra Prometida y adem√°s de esto, prob√≥ que era un sacerdote de su casa. Ten√≠a enormes responsabilidades, pero no descuid√≥ a su familia. Decir que decidimos ser √ļtil a Dios al lado de la familia no es confesarlo con expresiones m√°gicas, sino m√°s bien asumir el deber de caminar un sendero bien dif√≠cil pero bendito. Todos deseamos un hogar feliz y pr√≥spero, pero primero debemos elegir llevar a cabo lo preciso.

No es moco de pavo, ni para los peque√Īos llevarlo a cabo ni para los progenitores comenzar. En el hogar, nuestra familia sabe qui√©nes somos y cu√°l es nuestra situaci√≥n, no tenemos la posibilidad de enga√Īarles ni mentirles por el hecho de que conocen nuestro accionar y reacciones. Esto nos compromete a√ļn mucho m√°s con el cambio real. Las cosas no cambiar√°n de un d√≠a para otro, pero es esencial cerrar la puerta al mal.

Usos del yeso en la Biblia

Posiblemente en Jericó hiciesen yeso calentando algunos elementos como piedra caliza o yeso que trituraban para proporcionarles la mejor calidad. Lo mucho más posible es que hirvieran los materiales y después cubrieran las paredes de ladrillo, dando de esta manera una cubierta delgada que podría pintarse después.

El yeso asimismo fue muy empleado en el momento en que se aplicaba sobre superficies que requer√≠an la inscripci√≥n de enigm√°ticos mensajes. Tambi√©n, fue usado en estanques, muros y cisternas de empleo com√ļn por los viejos pobladores.

¬ŅQu√© afirma el Salmo 128 en la Biblia?

ŠźÖ Salmo 128 | Dichoso el que teme al Se√Īor

1 Bienaventurados los que se preocupan al Se√Īor, los que andan en sus caminos. 2 Lo que ganaste con tus manos, eso vas a comer; tu mujer va a ser como una vid llena de uvas, tus hijos van a ser como ramas de olivo cerca de tu mesa.4 Semejantes son las bendiciones de los que se preocupan al Se√Īor.

1 Corintios 16:13

Velad, estad firmes en la fe; pórtate varonilmente y esfuérzate.

Igualmente, jóvenes, sométanse a sus mayores; y todos, sujetos unos a otros, vístanse de humildad; pues: Dios resiste a los soberbios, y da felicidad a los humildes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *