Saltar al contenido

Cu√°ntos tipos de lenguas espirituales hay

Las lenguas bíblicas u orientales que conciernen a la Biblia son: el arameo, el hebreo y el heleno helenístico.

Jes√ļs ha dicho: ‚ÄúEstas son las se√Īales que van a acompa√Īar a los que creen, en mi nombre echar√°n fuera diablos, charlar√°n novedosas lenguas‚Ķ‚ÄĚ (Marcos 16, 17).

En lo que se refiere al don de lenguas, hay que decir que es una situación, pero hay que comprender comprenderlo. La Iglesia admite que hay dones o carismas expepcionales, como el don de milagros o de lenguas (Catecismo 2003); pero charlar en lenguas es el don espiritual mucho más discutido.

¬ŅQu√© nos comunica la Biblia sobre estos t√©rminos?

Prácticamente todo lo escrito en las sagradas escrituras sobre estos 2 conceptos está interconectado. El don de charlar en lenguas se relata como una unión de los 2 términos en uno para argumentar adecuadamente lo que intentó comunicar.

Pr√°cticamente todo tiene relaci√≥n a eso que podemos encontrar heredado del Ap√≥stol Pablo al cristianismo. Mencion√≥ que varios ten√≠an este ¬ęPoder¬Ľ, pero pocos sab√≠an de qu√© manera emplearlo apropiadamente para contribuir a llevar el mensaje a la multitud.

¬ŅDe qu√© manera puede alguien medrar en el don de lenguas?

La capacitaci√≥n es primordial. Contamos la aptitud de rezar en lenguas en el momento en que nos encontramos manejando el autom√≥vil, caminando, sentados en la iglesia o duch√°ndonos. Es una incre√≠ble forma de ¬ęseguir en oraci√≥n¬Ľ (1 Tesalonicenses 5:17) u ¬ęrezar siempre y en todo momento y en todo tiempo en el Esp√≠ritu¬Ľ (Efesios 6:18). En el instante en que oramos en lenguas, es el Esp√≠ritu Beato orando por medio de nosotros (Rom 8, 26-27; 1 Cor 14, 2), con lo que es una manera incre√≠ble de ingresar en comuni√≥n √≠ntima con el Se√Īor. Otra cosa que ayudo es rezar con regularidad con otros que est√°n ejercitando los dones del Esp√≠ritu.

Frente a un desaf√≠o, as√≠ sea por un ministerio o una necesidad familiar, intercede por √©l en lenguas. Mientras que busca la gu√≠a del Se√Īor, interceda en lenguas y despu√©s escuche lo que el Esp√≠ritu semeja estar diciendo. Intente cantar en el Esp√≠ritu, dejando que el Se√Īor traiga la armon√≠a tanto como la letra. P√≠dele al Se√Īor que te d√© la interpretaci√≥n de lo que andas orando en lenguas. Tienen la capacidad de cambiar entre rezar en lenguas y rezar en su idioma, dejando que el Esp√≠ritu gu√≠e sus expresiones en los dos. P√≠dele al Se√Īor que te d√© otras lenguas para rezar y despu√©s deja que el Esp√≠ritu hable mediante ti.

Cuestiones y Respuestas

¬ŅDios desea ofrecer el don de lenguas a todos o solo a ciertos? La ense√Īanza de San Pablo a primer aspecto semeja ser equ√≠voca sobre este tema. En 1 Corintios 12, Pablo relata las lenguas y la profec√≠a adjuntado con otros carismas, y asegura que no todos y cada uno de los cristianos reciben exactamente los mismos carismas (12:29-30). Pero en 1 Corintios 14:5 Pablo afirma: ¬ęMi deseo es que todos habl√©is en lenguas, pero a√ļn mucho m√°s que profetic√©is¬Ľ. Entonces, en exactamente el mismo cap√≠tulo, charla de la oportunidad de que todos charlen en lenguas (14:23) y todos profeticen (14:31). ¬ŅDe qu√© forma solucionar esta aparente contradicci√≥n?

La contestaci√≥n est√° en comprender las distintas funcionalidades del don de lenguas. Las lenguas tienen la posibilidad de ser √ļtil como: (1) una se√Īal de la presencia del Esp√≠ritu (de ah√≠ la aparici√≥n de lenguas en Hechos en el momento en que la gente reciben el Esp√≠ritu); (2) un lenguaje v√°lido de oraci√≥n para nuestro desarrollo espiritual (1 Cor 14:4,18); y (3) un medio prof√©tico de dirigirse a la red social en el momento en que va acompa√Īado del carisma de interpretaci√≥n (1 Cor 14,5.27-28). Pablo se√Īala que el tercer empleo, el de regentar un mensaje a la red social (acompa√Īado de una interpretaci√≥n) forma parte solo a unos pocos, al paso que el segundo empleo, las lenguas como lenguaje de oraci√≥n, est√° disponible para todos. En el d√≠a de Pentecost√©s, por servirnos de un ejemplo, los ap√≥stoles, la Muy santa Virgen y otros muchos (unas 120 personas) ‚Äúhan comenzado a charlar en otras lenguas, seg√ļn les daba el Esp√≠ritu‚ÄĚ (Hechos 2:4). Pero prosiguieron sirviendo al Se√Īor de distintas formas, con distintos carismas para edificar el cuerpo de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *