Saltar al contenido

Qué mitos hay en Cochabamba

En la zona de Kollana vivía una muchacha pareja que unía sus vidas en matrimonio por el enorme amor que sentían el el uno por el otro.

El Jichi

Los chiquitanos creen en el guardián que cambia de manera. En ocasiones rana ahora ocasiones tigre, su manifestación más frecuente es la de la serpiente. Resguarda las aguas de la vida y de ahí que se oculta en ríos, lagos y pozos. A fin de que no se administren mal. En ocasiones, como castigo a los que no valoran este recurso, se marchan y dejan atrás la sequía.

Hay que rendir homenaje al jichi, por el hecho de que si se le molesta se pone en riesgo la prosperidad de la pesca y la supervivencia de las ciudades. En varias ediciones diríase que en el momento en que un humano ve al Jichi, sea hombre o mujer, le quita el alma y al llegar a su casa, el hombre que fue robado comienza a tener reacciones de ido y comienza a romper la vivienda. .

Historia de historia legendaria del lago Titicaca

Seg√ļn los mitos bolivianos, los dioses de la monta√Īa situaban a la multitud en un valle f√©rtil donde prosperaban bajo su protecci√≥n. Dir√≠ase que la vida era buena y la multitud muy feliz, de esta manera proseguir√°n las cosas mientras que obedezcan la √ļnica restricci√≥n de los Apus que consist√≠a en jam√°s subir a la monta√Īa donde ard√≠a perpetuamente un fuego sagrado.

M√°s all√° de que es verdad que el pueblo acat√≥ la orden, el Demonio no se alegr√≥ bastante de observarlos y fue entonces en el momento en que los persuadi√≥ de competir entre ellos para poder ver qui√©n era intr√©pido y se atrev√≠a a retar a los dioses y escalar la monta√Īa contraindicado. La mayor parte accedi√≥ a ir en busca del fuego sagrado, pero tristemente los Apus los atraparon a mitad de sendero, los erradicaron y mandaron pumas a comerse a los que quedaban en el valle.

Leyendas y mitos de Bolivia

En la situacion concreto de los mitos bolivianos, se identifican por ser religiosos y en otras ocasiones comentan hechos con elementos de la naturaleza, esto es, son de car√°cter extra√Īa naturaleza Tenemos la posibilidad de refererir m√ļltiples mitos bolivianos, pero varios coinciden en que el jichi, el guajoj√≥, los duendes, el genio guardi√°n, entre otros muchos, est√°n entre los mucho m√°s relevantes. Bolivia tiene una excepcional base cultural ind√≠gena, hablamos de treinta y seis etnias, de las que deriva una rica fuente de narraciones mitol√≥gicas que cautivan a los que leen.

Es esencial que sepas que varios de estos mitos bolivianos tienen su origen antes de la invención de la escritura. De ahí que, deseamos destacar la relevancia de estas narrativas para los bolivianos. Entre las leyendas y mitos bolivianos mucho más relevantes están los próximos:

  La historia de historia legendaria del volcán Tunupa y su hijo Colchani

Este pertence a los mitos bolivianos que cuenta que en la antig√ľedad los volcanes pod√≠an andaban y charlaban, todos eran hombres, menos uno llamado Tunupa que era hembra. Este volc√°n qued√≥ pre√Īado y dio origen a un peque√Īo volc√°n cuyo padre no se sabe. Los volcanes machos tuvieron una horrible ri√Īa por qui√©n era el padre, puesto que todos ten√≠an una relaci√≥n con el volc√°n hembra, con lo que le sacaron el volc√°n joven y lo ocultaron en un plano lejano llamado Colchani.

Coléricos por ello, los dioses eligieron que los volcanes por el momento no caminarían ni charlarían y se quedarían quietos como piedras.

5 comentarios en ¬ęQu√© mitos hay en Cochabamba¬Ľ

    1. ¡Qué ilusión tienes! Pero déjame decirte que los mitos son solo eso, mitos. El Jichi es solo una leyenda, no una criatura real. No te hagas muchas ilusiones, amigo.

  1. ¬°Qu√© interesante! Me encantar√≠a saber m√°s sobre esos mitos y leyendas de Bolivia. ¬ŅAlguien tiene alguna historia espeluznante para compartir?

    1. ¬°Claro que s√≠! Bolivia tiene una rica tradici√≥n de mitos y leyendas. ¬°No te pierdas la historia del ¬ęChullachaqui¬Ľ! Es un esp√≠ritu travieso que adopta la apariencia de seres queridos. ¬°Prep√°rate para los escalofr√≠os!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *