Saltar al contenido

Que se propuso destruir la dictadura militar de 1976

La dictadura se planteaba de esta forma remover cualquier oposici贸n a su emprendimiento refundador, aniquilar cualquier acci贸n que intentara disputar el poder.

La 煤ltima actualizaci贸n de nuestro Informe Estatal de Casos de Muerte mostr贸 que, en 2022, se a帽adieron 529 casos con el tiempo lista de muertes a manos del estado. Sumando estas situaciones al registro de forma anual result贸 un total de 8.701 muertes desde diciembre de 1983 hasta diciembre de 2022. De estos 529 casos nuevos, 436 sucedieron entre enero y diciembre de 2022.

Estos n煤meros, que a f谩cil vista hacen resumen, son la traducci贸n de lo que venimos demandando desde 1996, en el momento en que hicimos la primera presentaci贸n del Fichero: 隆la bala policial aniquila a nuestros pobres, y la polic铆a est谩 armada y pertrechada por el Estado!

Censura cultural

La censura cultural se aplic贸 de forma sistem谩tica. Desde la quema de libros hasta amenazas a artistas musicales que debieron exilarse a lo largo de m煤ltiples a帽os. Era conocido el desprecio por todo cuanto significaba la civilizaci贸n rock: la manera de vestir, el pelo largo, las letras, la m煤sica, todo se consideraba arriesgado, 鈥渓avado de cerebro鈥, y hab铆a que censurarlo.

En 2009, el Comit茅 Federal de Radiodifusi贸n (COMFER) public贸 una lista negra con mucho m谩s de 200 canciones que no lograron ser transmitidas en los medios a lo largo de la dictadura. Esta lista conten铆a temas de artistas nacionales y tambi茅n de todo el mundo que no se ajustaban a sus valores conservadores. Las letras que charlaban de independencia, drogas y erotismo eran consideradas una amenaza que precisaba ser destruida. Artistas musicales como Le贸n Gieco, Charly Garc铆a y Mercedes Sosa, entre otros muchos, fueron perseguidos y debieron cambiar sus letras, no modificar canciones e inclusive exilarse.

Un tanto mucho m谩s adelante, no obstante, qued贸 claro que las Fuerzas Armadas hab铆an asumido el poder pol铆tico como representantes de los intereses de los enormes conjuntos econ贸micos, quienes pusieron en marcha un plan que acabar铆a por desmantelar el aparato productivo de el pa铆s.

El 24 de marzo de 1976, una junta militar dentro por los tres comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas derrib贸 al gobierno constitucional encabezado por Mar铆a Estela Mart铆nez de Per贸n. Las Fuerzas Armadas aceptaron el poder pol铆tico como representantes de los intereses de enormes conjuntos econ贸micos. Para hacer el emprendimiento de estos conjuntos, que consist铆a en asegurar una mayor concentraci贸n de la riqueza, era preciso eliminar las organizaciones sociopol铆ticas que luchaban por evitarlo. D铆as despu茅s, la junta nombr贸 presidente a uno de sus integrantes, el jefe del Ej茅rcito, Jorge Rafael Videla, quien fue anunciado en una nota oficial como 芦un profesional moderado, distanciado de los extremos ideol贸gicos y componente cat贸lico禄.

Se hab铆a realizado un nuevo golpe de Estado que, exactamente la misma los precedentes, cont贸 con el acompa帽amiento de esenciales campos, eminentemente enormes conjuntos econ贸micos nacionales y extranjeros, autom贸viles de comunicaci贸n que cooperaron en elaborar a la sociedad para admitir el golpe como la 煤nica opci贸n alternativa para salir de la crisis, la Iglesia Cat贸lica y los mandatarios pol铆ticos y sindicales que m谩s all谩 de que no brindaron un acompa帽amiento expl铆cito, tampoco se pronunciaron en contra.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *